martes, 14 de junio de 2016

El invierno en tu rostro - Carla Montero

Título: El invierno en tu rostro
Autor: Carla Montero
Editorial: Plaza & Janés
Año: 2016
ISBN: 978-84-0101-718-6
Nº de páginas: 800

El invierno en tu rostro es la última publicación de Carla Montero, autora a la que ya conocía por haber leído sus anteriores obras, y fue un libro que llamó inmediatamente mi atención cuando lo vi en el catálogo de novedades de la editorial Plaza & Janés, por lo que en cuanto tuve oportunidad lo incorporé a mis lecturas y no me arrepiento, he disfrutado mucho con la historia recogida en su interior.

"El invierno en tu rostro" da comienzo en junio del año 1927 y nos lleva hasta una aldea de montaña en la que residen junto a su familia Lena y Guillen, dos hermanastros que se han mantenido muy unidos desde que la madre de él contrajese matrimonio con el padre de ella, llevando una vida sencilla y apacible. El accidente de un avión francés que se estrellará en las montañas y cuyos restos, junto al cadáver de los pilotos, encontrará Guillen, ocasionará el distanciamiento de los hermanos pues desde Francia llegará la esposa de uno de los pilotos para repatriar su cuerpo, ofreciéndole a Guillen la posibilidad de trasladarse con ella para estudiar y fraguarse un futuro mejor que el que le espera en las montañas. Será así como él se instale en París junto a una nueva familia, mientras que Lena se quedará en la aldea hasta que pasados los años, el estallido de la Guerra Civil supondrá el reencuentro de los jóvenes, aunque también una dura experiencia que pondrá a prueba el vínculo que se ha creado entre ambos.

En esta ocasión me he limitado a resumir el punto de partida de la novela ya que a lo largo de sus casi ochocientas páginas se van desarrollando acontecimientos que abarcan más de sesenta años, con lo que resulta complicado sintetizar todo eso en unas pocas líneas y además sería innecesario, es mejor que sea cada lector el que vaya desvelando poco a poco esta apasionante historia.

Son tres las partes que componen El invierno en tu rostro, cada una centrada en una etapa, aunque es la segunda la que ocupa la mayor parte de la novela, y a pesar de que no nos vamos a encontrar con la típica división por capítulos, sí que vienen estructuradas en diferentes bloques de texto, señalando al comienzo de algunos el periodo temporal en el que nos situamos. A través de un narrador omnisciente vamos siguiendo los avances y cambios que se van produciendo en las vidas de Guillen y Lena por lo que tenemos dos líneas argumentales que transcurren de forma paralela, entrecruzándose en alguna ocasión cuando los destinos de los hermanos vuelven a coincidir. 

"El invierno en tu rostro" no es una novela que tenga un ritmo intenso pero este sí se mantiene constante lo que hace que se lea con agrado y, a pesar de su extensión, no llega a hacerse pesada en ningún momento al ser la sucesión de episodios en las vidas de los protagonistas continúa, lo que hace que no decaiga nuestro interés. El estilo de Carla Montero también ayuda a ello, empleando una prosa cuidada, clara y fluida que resulta de fácil lectura y comprensión

Como os decía anteriormente, la novela narra lo que van viviendo estos dos hermanos y por lo tanto el protagonismo está compartido entre ambos, sin que ninguno de los dos sobresalga más que el otro. Vamos a ser testigos de cómo van creciendo, madurando y transformándose de acuerdo a las experiencias que les tocará vivir, la mayoría de ellas duras y traumáticas, de tal manera que llegamos a conocerles muy bien. Carla Montero construye sus figuras de forma progresiva, haciéndolos evolucionar de una forma coherente y realista aunque manteniendo siempre la esencia del personaje, que será a la que tengamos acceso en un primer momento.

El Guillén que se nos presentará al comienzo del libro es un joven tímido, huidizo y de buen corazón que a sus quince años se dedica a cuidar de las ovejas, suponiendo su traslado a Francia una transformación tanto en su forma de ser como de pensar, que dejará paso a alguien más maduro, culto, elegante, sociable y carismático, además de atractivo. Por el contrario Lena, unos años menor que él, es una niña inquieta, habladora, inocente, dulce y bondadosa, rasgos que la seguirán caracterizando con el paso de los años, demostrando asimismo su valentía y capacidad de sacrificio, virtud esta última que es uno de los aspectos que más me ha gustado en ella. No obstante y a pesar de este buen trazado, no son unos personajes con los que haya llegado a conectar completamente ni he conseguido implicarme en su historia, me han resultado un tanto lejanos sin llegar a compartir sus sentimientos y emociones salvo en algún momento puntual, lo que no ha supuesto un obstáculo a la hora de disfrutar de la lectura.

Son tantos los años y las vivencias que abarca "El invierno en tu rostro" que la galería de personajes es, inevitablemente, amplia. No todos van a tener el mismo grado de importancia ya que este vendrá determinado por el vínculo e influencia que tengan con relación a Lena y Guillén. De esta forma su trazado está definido con mayor o menor detalle en función del papel que juegan en la trama, destacando figuras como Jaime Aranzadi o Kurt Ardstein, uno de los personajes que a mí más me ha gustado, además de encontrarnos con personajes que son históricos como el cabo Antonio Ponte Anido, el capitán Aramburu o el almirante Wilhelm Canaris.

Las vidas de todos ellos van a estar marcadas y determinadas por los acontecimientos históricos que tienen lugar durante esos años, los cuales configuran el telón de fondo en el que se desarrolla la novela. Queda patente lo laborioso que ha tenido que resultarle a Carla Montero realizar el trabajo de documentación para armar esta historia, encontrándonos a lo largo de sus páginas con múltiples historias, anécdotas y sucesos que son reales y que nos acercan a lo acontecido durante los años en los que tuvieron lugar dos guerras que marcarían el destino de un gran número de personas, haciendo que la lectura resulte aún más interesante. Así en la primera parte la autora se va a centrar en los años en los que tuvo lugar la Guerra Civil, para dejar paso en la segunda, que es la más amplia como ya señalé, al periodo de la Segunda Guerra Mundial, y la tercera se centraría en los años de la posguerra, cuando aún se sufren las consecuencias de todo lo ocurrido. 

Teniendo esto en cuenta podríamos pensar que estamos ante una novela más enmarcada en la Segunda Guerra Mundial y en cierta forma es así, pero también he de señalar que el enfoque es diferente y las anécdotas y acontecimientos que Carla Montero ha trasladado a El invierno en tu rostro no se encuentran entre las que habitualmente suelen centrar el argumento de estos libros y, al menos a mí, me ha gustado encontrarme con una historia que se sale un tanto de lo habitual. Y es que lo primordial en esta crónica es el elemento humano, no es la intención de la autora hablarnos de lo que ocurrió durante estos años sino de la forma en la que esto afectó a las personas, de las decisiones que tuvieron que tomar, de los sacrificios que realizaron, de su valentía, del dolor o de las pérdidas, pues como ella misma indica en la nota final con la que cierra el libro "El invierno en tu rostro es un homenaje a todos que aquellos que (...) permanecieron fieles a sus valores y convicciones". 

En esta misma nota señala Carla Montero que "El invierno en tu rostro" es una novela muy especial al estar constituida por una variedad de ingredientes que provienen de la vida real, los cuales nos va detallando a continuación. Descubrimos así que el mismo germen de esta novela surge en el seno de su propia familia, familia que vió como tres de sus hijos luchaban en los tres frentes de la Segunda Guerra Mundial. Sobre esta base, la autora va a desarrollar una trama en la que el elemento central es el amor, pues aunque no lo he señalado hasta ahora, en El invierno en tu rostro vamos a ser testigos de una bonita y complicada historia de amor que se extenderá a lo largo del tiempo a pesar de las ideologías, la distancia y las dificultades. Radica aquí uno de los atractivos del libro al observar las decisiones que van tomando los implicados en esta relación, aquello que anteponen a su propia felicidad, como defienden sus ideas y convicciones o los sacrificios que llevan a cabo para proteger a la persona amada. Pero también es una obra en la que veremos dos caras de una misma moneda, por una parte cómo la guerra separó incluso a miembros de una misma familia que combatían en diferentes bandos, y por otra, la forma en la que se mantuvieron inalterables los vínculos afectivos que unían a las personas con independencia de su militancia en uno u otro bando. 

Todo esto convierte a El invierno en tu rostro en una magnífica novela que recoge un intenso y emotivo relato en el que se aúnan realidad y ficción para mostrarnos la historia de unos personajes cuyos destinos quedarán marcados por los principales acontecimientos históricos del siglo XX.


Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar "El invierno en tu rostro" a través de los siguientes enlaces:

Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...