jueves, 16 de junio de 2016

La pieza que faltaba - Antonia Romero

Título: La pieza que faltaba
Autor: Antonia Romero
Editorial: Autoeditado
Año: 2016
Nº de páginas aprox: 400

La pieza que faltaba es el título de la última obra de Antonia Romero, una autora que ya ha aparecido varias veces en este blog porque me gusta mucho como escribe y he leído casi todos sus libros, con lo que no dude a la hora de animarme también con este, sabía que iba a disfrutar con la lectura como así ha sido.

"La pieza que faltaba" nos cuenta la historia de Eva, una joven enfermera que al no encontrar trabajo en la rama sanitaria, acepta un empleo como dama de compañía de una anciana multimillonaria. Será así como comience a trabajar para Carmen Grimaldos, una excéntrica mujer de difícil carácter que posee una gran fortuna al ser copropietaria de una importante cadena de hoteles por todo el mundo. Carmen, que a sus ochenta años necesita una persona que pase con ella la mayor parte de las horas del día, pronto se dará cuenta de la valía de Eva, y decidirá trasladarse junto a ella a la casa que posee en Barcelona, donde actualmente reside su hijastro Ander Izarra, con el que la mujer no mantiene una relación cordial a pesar de compartir la dirección de sus negocios. Ander en un principio se ganará también la antipatía de Eva pero pronto las cosas comenzarán a cambiar, lo que no impedirá que la joven se convierta en el instrumento que ambos utilicen para su particular lucha. 

Antonia Romero
Antonia Romero
Comencé la lectura de La pieza que faltaba sin demasiadas referencias por lo que no tenía muy claro el tipo de historia que me iba a encontrar en su interior. No había leído la sinopsis y la portada (la anterior, ahora cuenta con una nueva) me sugería una historia romántica tipo chick lit, por lo que de no haber sido Antonia Romero su autora probablemente no me habría animado a darle una oportunidad. Pero una vez más leer a Antonia ha sido un acierto, "La pieza que faltaba" no solo no me ha decepcionado sino que me ha parecido una historia bien construida y desarrollada, resultando su lectura muy amena y entretenida.

La novela se presenta dividida en veintiocho capítulos con la particularidad de que entre los veinte primeros se intercalan conversaciones de Twitter que tienen lugar a través de mensajes directos. Este recurso me ha parecido muy acertado ya que en un momento en el que esta red social está tan de moda, la introducción de estos diálogos aporta originalidad y actualidad, además de captar nuestra atención pues desde que aparece el primero te estás preguntando quién se esconde detrás de la conversación y qué relación tiene con el resto de la trama. Con excepción de en estas conversaciones, en el resto de los capítulos se utiliza un narrador omnisciente y volvemos a encontrarnos con el estilo que caracteriza la escritura de Antonia Romero, empleando una prosa clara y fluida que resulta accesible y fácil de leer, con abundantes diálogos y un ritmo ágil que nos hace avanzar con dinamismo.

La pieza que faltaba es una novela de personajes y, como ya os he comentado en otras reseñas de los libros de esta autora, la construcción de los mismos es uno de los aspectos que siempre destaca en sus obras. Antonia pone un especial cuidado en el trazado de los perfiles de sus personajes, de tal manera que quedan perfectamente retratados y además con mucha naturalidad, de tal forma que nos van a resultar creíbles y cercanos. Por una u otra razón, todas las personas que componen la galería de personajes de este libro tienen su atractivo, y la mayoría van a despertar nuestra simpatía inmediatamente.

Anterior portada
A pesar de que hay varios personajes que juegan un papel relevante en esta historia, podemos considerar a Eva su protagonista pues es el personaje que sobresale un poco más e incluso el nexo de unión entre todos ellos. Eva es una figura en la que podemos ver reflejadas a muchas jóvenes hoy en día que tras terminar sus estudios tienen que aceptar trabajos que nada tienen que ver con estos y en muchos casos mal pagados. No es una persona que destaque por nada en especial, está perfilada con sencillez y naturalidad de tal forma que parece sacada de nuestro mismo entorno y esto hace que desde un primer momento sea fácil empatizar con ella e implicarse en sus vivencias, más teniendo en cuenta que tiene un carácter cordial, sensible, dulce y bondadoso con el que se gana a cuantos la rodean.

No ocurre lo mismo con Ander Izarra pues al contrario que con Eva, que se muestra transparente desde el principio, será necesario ir avanzando en la historia para conseguir desvelar su verdadera personalidad pues el Ander al que descubrimos en las primeras páginas se nos presenta como un joven con una doble cara. Por una parte observamos una faceta suya más humana, mostrándose tierno e incluso vulnerable pero por otra parte en otros momentos es pretencioso, engreído, insolente y bastante falso, por lo que habrá que descubrir cuál de sus dos caras es la que finalmente le define mejor.

Junto a ellos dos otro personaje destacado es Carmen Grimaldos, la anciana multimillonaria para la que Eva comenzará a trabajar. Para mí ha sido la figura más llamativa e interesante en esta novela, me ha gustado la evolución que sigue su personaje y cómo vamos descubriendo las diferentes capas que dan forma a su personalidad, dejando atrás la frialdad que desprende en un primer momento y ahondando en las vivencias que han dado forma a la mujer en la que se ha convertido, puesto que su pasado encierra secretos que habrá que desvelar para llegar a comprenderla.

Aunque ellos tres son los más notables, La pieza que faltaba es casi una novela coral y a su alrededor irán moviéndose otra serie de figuras que también van a tener un alto grado de protagonismo ya que serán el centro de subtramas que se van desarrollando de forma paralela a la principal, enriqueciéndola y aumentando el interés de la obra en conjunto. Además son estas figuras las que sirven a la autora para tocar otros temas que alejan un tanto su libro de la típica novela romántica en la que únicamente seguimos la evolución del romance que surge entre sus protagonistas, y así en "La pieza que faltaba" Antonia Romero introduce diversas cuestiones que reflejan la sociedad de hoy en día con su forma de vida, sus modas o los problemas que afectan a la población, la mayoría relacionados de alguna manera con la crisis económica, por ejemplo el desempleo, las hipotecas abusivas o los desahucios.

Es de esta manera La pieza que faltaba una novela que queda bien encuadrada en la época actual y eso hace que se disfrute aún más ya que la mayor parte de las experiencias que viven sus personajes nos resultan cotidianas y sus preocupaciones cercanas, pudiendo incluso vernos reflejados en ellos. Y junto a estos puntos que nos sirven para encuadrar la novela en el tiempo presente, Antonia Romero aborda otros asuntos relacionados principalmente con las relaciones personales, entrando en juego el amor en el sentido más amplio ya que aquí vamos a ver ese sentimiento que surge entre las personas que se enamoran pero también el que une a los padres con los hijos y viceversa, o el que afianza el vínculo que se crea entre los amigos.

Y todo esto hace que La pieza que faltaba sea una novela en la que juegan un importante papel los sentimientos y emociones que dominan a cada uno de sus personajes. Pero al margen de esto también tenemos en este libro de Antonia Romero ciertas dosis de misterio y suspense que van a mantener nuestra curiosidad durante su lectura ya que aunque en algunos aspectos la trama es predecible, vamos a encontrarnos con giros argumentales que la autora introduce con acierto y que, al menos a mí, sí que me han sorprendido, sobre todo los que están relacionados con la conversación de Twitter, un aspecto que me intrigó desde el comienzo del libro.

Resumiendo, "La pieza que faltaba" es una novela que podemos encuadrar en el género romántico pero en cuyo interior vamos a encontrar mucho más que una simple historia de amor. Antonia Romero nos ofrece un planteamiento actual y realista con ciertas dosis de intriga, y en el que además destacan unos personajes construidos con acierto y naturalidad, lo que hace que su lectura, al igual que las otras obras de la autora, resulte muy recomendable.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar "La pieza que faltaba" a través del siguiente enlace:


Gracias a la autora por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...