jueves, 4 de agosto de 2016

El noviembre de Kate - Mónica Gutiérrez

Título: El noviembre de Kate
Autor: Mónica Gutiérrez
Editorial: Roca Editorial
Año: 2016
ISBN: 978-84-1649-815-4
Nº de páginas: 320

De Mónica Gutiérrez, a la que la mayoría conocemos a través de su blog Serendipia, había leído anteriormente dos novelas que me habían encantado, Cuéntame una noctalia y Un hotel en ninguna parte, ambas autopublicadas y reseñadas en el blog. Por eso cuando hace unas semanas me enteré de que publicaba un nuevo libro, El noviembre de Kate, y además en este caso a través de Roca editorial, además de alegrarme mucho por ella, me quedé con unas ganas inmensas de leerlo ya que estaba segura de que iba a disfrutar tanto como con los anteriores, como así ha sido. 

Como ya nos adelanta el título, "El noviembre de Kate" tiene por protagonista a Kate, una encantadora joven que desde hace siete años trabaja en una empresa a la que ha acabado odiando, y que vive en un viejo edificio de Coleridge cuyo mayor atractivo reside en el maravilloso jardín  que esconde en su interior. Kate no es feliz con la vida que tiene, se ha dejado llevar por una rutina que le ha hecho perder la ilusión por descubrir nuevas experiencias, y además últimamente sufre de insomnio. Por eso cuando reciba la propuesta de colaborar en un programa de radio los viernes por la noche, se mostrará en un principio reacia, aunque acabará sucumbiendo al hechizo que desprende la emisora instalada en una buhardilla de madera desde la que se emite el programa. Y será así como, casi sin darse cuenta, su vida comenzará a cambiar, aunque primero tendrá que enfrentarse a un inusual mes de noviembre que sorprenderá con sus inclemencias a todos los habitantes de Coleridge, a pesar de las advertencias del excéntrico meteorólogo que Kate tiene por compañero en la emisora. 

Mónica Gutiérrez
El noviembre de Kate, al igual que las anteriores obras de Mónica, encaja dentro de ese nuevo género literario que se ha denominado feel-good, es decir, novelas que nos hacen sentir bien ya que presentan historias positivas y optimistas que promueven la felicidad. Así expuesto parece que os hablo de un libro de autoayuda pero nada más lejos de la realidad, este tipo de novelas son historias sencillas que no pretenden nada más que hacernos pasar un buen rato y que durante el tiempo que dure su lectura seamos un poquito más felices, que es algo que siempre se agradece. Y esto es algo para lo que Mónica demuestra una gran habilidad, transmitiendo a través de sus historias una sensación de calidez, sosiego y dulzura que hace que leer sus libros sea una auténtica delicia.

El libro se presenta estructurado en partes o capítulos que van alternando entre la narración de Kate y la del otro personaje con el que comparte protagonismo, Don, e intercalados entre estos encontramos la reproducción de algunos fragmentos de las memorias de William Dorner, que es el meteorólogo con el que Kate trabaja en la radio. El uso de la primera persona se mantiene a lo largo de toda la novela, variando el tono en función de quien sea el personaje que asume la voz narrativa en cada momento. Respecto al estilo narrativo de Mónica, se mantiene similar al que ya nos ofrecía en sus anteriores obras y resulta muy agradable reencontrarse con él. Mónica escribe con un lenguaje sencillo, cercano, cálido, muy cuidado y elegante, con bellas metáforas, diálogos abundantes y todo ello aderezado con sutiles toques de humor, lo que hace que la lectura de su novela se convierta en una actividad muy satisfactoria a la que no quieres poner fin

Los personajes que desfilan por las páginas de "El noviembre de Kate" son entrañables, incluso los secundarios que cuentan con breves apariciones. La autora pone un especial cuidado en su construcción y los perfila con detalle tanto a nivel psicológico como físico, encontrándonos con descripciones que nos permiten hacernos una idea de su apariencia física. 

Kate y Don forman la pareja protagonista aunque ella tiene una relevancia mayor. Es un personaje con el que es fácil encariñarse desde el principio por el encanto y dulzura que desprende. Es una chica de aspecto un tanto peculiar, o al menos esa es la primera impresión que nos llevamos a través de las descripciones que Mónica hace de su forma de vestir, en la que se hace mucho hincapié, con especial relevancia a su amplia colección de bufandas. Al margen de esto es una persona caracterizada con mucha cercanía, que perfectamente podría existir en nuestro día a día y que se ganaría nuestra amistad gracias a su sencillez, inocencia y simpatía. Y lo mismo sucede con Donald Berck, Don para los amigos, un policía de la Unidad de Delitos Informáticos Federal que vive junto a su padre y a su hermano menor y que, al igual que Kate, no destaca por nada en especial pero es encantador, contando con una personalidad cautivadora. La galería de personajes queda completa con otras figuras destacables como Norm, el padre de Don, su hermano menor Charlie, sus amigos Punisher y Sierra, el camarero del bar en el que todos se reúnen Pierre, los pequeños argonautas y su madre Sarah, o el meteorólogo William, personajes que a pesar de su papel secundario se ganan con su personalidad una posición privilegiada.

Y junto a estas figuras que despiertan nuestra simpatía, otro de los puntos positivos que tiene el libro es la maravillosa ambientación con la que cuenta, a pesar de tratarse de un lugar ficticio. Este es otro de los elementos que caracteriza a las novelas de Mónica pues sus historias siempre transcurren en emplazamientos que han surgido de su imaginación pero a los que consigue trasladarnos gracias a las minuciosas descripciones con las que adereza la narración. Son lugares fascinantes, envueltos en una atmósfera muy especial que hace que estemos deseando perdernos en ellos. Es lo que nos sucede con Coleridge, la población en la que tiene lugar la acción de El noviembre de Kate, en la que además van a tener una gran importancia las condiciones climatológicas que se darán durante esos días. Con independencia de los muchos lugares pintorescos con los que cuenta Coleridge, los principales escenarios en los que transcurre esta historia son el pequeño bar escondido del lujoso hotel Ambassador, el maravilloso y mágico jardín del edificio en el que Kate reside y sobre todo, la acogedora casa de Don y su familia, con su chimenea y ese delicioso olor a café y tortitas recién hechas que parece que incluso se desprende de las páginas del libro. Ambientes todos ellos que nos envuelven y que se convierten en el complemento perfecto para esta historia, aumentando su atractivo y haciendo que disfrutemos en mayor medida con la lectura.

Una vez más y teniendo en cuenta el amor por la lectura de su autora, no podían faltar en este libro las referencias literarias que tanto nos gusta encontrar a quienes compartimos su afición. Así a lo largo de los capítulos veremos menciones a obras como Drácula o Harry Potter, y también vamos a poder disfrutar de un entretenido debate en torno al concepto del romanticismo, sin olvidar ese pequeño guiño que Mónica ha incluido para sus lectores de Un hotel en ninguna parte

Como veis, El noviembre de Kate es una novela que cuenta con todos los ingredientes para convertirse en una lectura agradable y reconfortante a la que sin duda merece la pena acercarse. Una obra bien escrita, con unos personajes entrañables y una ambientación maravillosa que nos hará disfrutar de una sensación de tranquilidad, optimismo y bienestar que se aproxima bastante a la “felicidad”.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar El noviembre de Kate a través de los siguientes enlaces:



Gracias a la editorial y a la autora por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...