miércoles, 28 de junio de 2017

Nadie muere en Zanzíbar - Fernando García Calderón

Título: Nadie muere en Zanzíbar
Autor: Fernando García Calderón
Editorial: Algaida
Año: 2016
ISBN: 978-84-9067-466-6
Nº de páginas: 552

Me había llamado mucho la atención este título cuando lo vi entre las novedades de la editorial Algaida en mayo del año pasado por lo que cuando su autor, del que ya había leído Yo también fui Jack el Destripador, me ofreció su lectura, acepté inmediatamente. Sin embargo, tanto por mi escasez de tiempo como por las reseñas que iba viendo en las que afirmaban que era una lectura densa, han pasado varios meses hasta que por fin he encontrado el momento propicio para sumergirme en su historia.

En Nadie muere en Zanzíbar nos vamos a encontrar con la biografía novelada de Juan Ángel Santacruz de Colle, escrita por Fernando García Calderón a partir de sus diarios personales. El autor tuvo acceso a esta historia gracias a su tía abuela Luisa, quien recibió la visita del ahijado de Santacruz para hacerla partícipe de un apunte de su biografía, dejándola en custodia una caja en la que se suponía que se hallaban las pruebas de que todo lo relatado por él era cierto. Antes de morir Luisa hará entrega de la caja a Fernando, quien en su interior encontrará unos cincuenta cuadernos escritos del puño y letra de Juan Santacruz, en los que éste recogerá diversas cuestiones, albergando veintiséis de ellos su diario personal.Y será a través de ellos y de sus propias investigaciones como Fernando García Calderón desarrolle esta novela, en la que conoceremos de cerca quién fue Juan Santacruz, un hombre que tras nacer en la Sevilla de 1900 acabó falleciendo en una isla de la costa este de África en 1976, después de haber protagonizado un sinfín de idas y venidas, lucrativos negocios, episodios y aventuras que harían que su vida pueda calificarse como extraordinaria.

Fernando García Calderón
Fernando García Calderón
A través de esta novela Fernando García Calderón nos acerca a la figura de un desconocido pero interesante personaje nacido a principios de 1900 en Sevilla, Juan Ángel Santacruz de Colle. Si bien sus diarios son la base sobre la que se asienta la novela, el autor ha desarrollado una compleja labor de investigación, llegando incluso a viajar en más de una ocasión a Zanzíbar, para completar aquella información que no quedaba recogida en los mismos. El resultado ha sido esta extensa novela en la que con todo lujo de detalles nos muestra la apasionante vida que llevó Santacruz, repleta de todo tipo de aventuras y experiencias que en algún caso incluso cuesta creer que sean reales.

El relato se va desarrollando linealmente a través de distintos capítulos que a su vez quedan agrupados en lo que serían nueve grandes bloques. Es el propio autor quien asume la voz narrativa aunque durante la mayor parte del libro emplea una tercera persona para hablar de las vivencias del protagonista, incluyendo algunos pasajes en primera persona para añadir su propia visión o algún matiz adicional. Por lo que se refiere al estilo en el que está escrito, Fernando García Calderón hace gala de una prosa cuidada al detalle, sosegada, elegante y culta que resulta accesible para el lector. No obstante, es un libro para leer sin prisas, de forma pausada, pues aunque los episodios se suceden de forma constante en la vida del protagonista, el ritmo es más bien lento tanto por la amplitud de los datos y detalles con los que el autor adereza la historia como por el predominio de la narración sobre el diálogo, que al menos en mi caso provoca que la lectura me resulten menos ágil. Y es por eso que, aunque no puedo decir que no me haya gustado, tampoco lo he disfrutado plenamente ya que algunas partes se me han hecho un tanto pesadas y me costaba avanzar. 

Se deduce fácilmente que el grueso de la novela gira en torno a Juan Ángel Santacruz, un personaje al que vamos a acabar conociendo con gran profundidad. Es prácticamente toda su vida la que queda recogida en "Nadie muere en Zanzíbar" y esto hace que sea una figura que queda retratada de una forma muy precisa. No cabe duda de que fue un hombre muy carismático y merece la pena conocer su historia. Nació a principios del siglo XX en Sevilla, estudió medicina y se convirtió en un experto en libros antiguos llegando a ser fundador de la Logia de los Calígrafos. Al finalizar la Guerra Civil huye de España pero tras pasar por diversas ciudades europeas y siendo perseguido por los nazis, acabará desembarcando en Zanzíbar en el año 1940. A partir de este momento su vida sufrirá una transformación y se convertirá en un ferviente defensor de la cultura de estos pueblos y de su anhelo por lograr la libertad, participando en la independencia de los países de habla swahili. Todo esto y mucho más queda expuesto en la novela de Fernando García Calderón, que nos da a conocer a un hombre fascinante que llevó una intensa vida, llegando a adoptar dos identidades diferentes en África, el gibraltareño John Cross y el árabe Jamshid. Y todo ello sin abandonar su personalidad, ostentando múltiples cualidades entre las que destacaron su determinación, valentía, fuerza, coraje, tesón y optimismo a la hora de enfrentarse a cuantos obstáculos se iban interponiendo en su camino. 

Una vez dejados atrás esos primeros años que transcurren entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, buena parte de la vida de Santacruz queda vinculada de forma estrecha con la historia africana y, especialmente, con el proceso de independencia de aquellos países que eran colonias o protectorados. Es por esto que al mismo tiempo que vamos descubriendo lo que fue su vida, vamos accediendo a los principales acontecimientos históricos que tuvieron lugar como la Revolución de Zanzíbar dirigida por John Okello o la unión del país con Tanganica para formar la República unida de Tanzania . Es necesario conocer lo que sucede en dichos países para poder comprender muchas de las acciones y decisiones del protagonista, por lo que el autor no escatima en detalles y recoge cuantos datos e información cree necesarios para que todo quede claro y el lector finalice el libro con una amplia visión de lo acontecido en ese periodo. De esta manera Nadie muere en Zanzíbar se convierte en una lectura instructiva que nos permite ahondar en unos hechos que puede que para algunas personas sean conocidos, pero para mí no, y por eso me ha parecido una novela tremendamente interesante. Y a pesar de esto he de reconocer, como ya he señalado anteriormente, que algunas partes me han costado,  me he sentido un tanto estancada y con la sensación de no avanzar. 

Pero al margen de esto, no queda duda de que detrás de Nadie muere en Zanzíbar hay un enorme esfuerzo y trabajo, con una gran labor de documentación que se aprecia en cada una de las páginas y que contribuye aumentar el valor de la obra. Una documentación que se refleja no solo en los hechos que se recogen sino también en la fantástica ambientación con la que la novela cuenta y que nos va a permitir desde disfrutar de sus exóticos paisajes hasta descubrir cómo era su forma de vida, su cultura o sus costumbres.

Así que en conclusión y  a modo de resumen de todo lo expuesto, Nadie muere en Zanzíbar es una interesante y trabajada novela a través de la que su autor nos descubre la figura de Juan Ángel Santacruz de Colle, un carismático personaje que protagonizó una vida intensa y fascinante, repleta de anécdotas y aventuras, que sin duda merece la pena conocer.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Nadie muere en Zanzíbar a través de los siguientes enlaces:

Gracias al autor por facilitarme el ejemplar para su reseña

sábado, 24 de junio de 2017

Novedades literarias en mi estantería - Mayo 2017

Estamos ya casi a finales de mes y aún no os había enseñado los libros que llegaron a casa durante mayo. Como veréis a continuación, tras algunos meses en los que me había contenido y no había sumado demasiadas adquisiciones, en mayo se me ha ido de las manos y son un montón los libros nuevos, ya que he recibido varias ofertas de editoriales y autores a lo que se suma que la suerte me acompañó en varios sorteos. Lo vemos con detalle. 


La chica en la niebla de Donato Carrisi (Duomo Ediciones). Me ofrecieron desde la editorial recibir una edición en pruebas antes de su salida a la venta y como tenía ganas de estrenarme con el autor acepté. Ya está leído y reseñado en el blog (Reseña La chica en la niebla)

Azul de medianoche de Simone Van Der Vlugt (Duomo Ediciones). En este caso fue una sorpresa editorial. También lo he leído y podéis ver mis impresiones en el blog (Reseña Azul de medianoche)


Mar de azahar de María Jesús Puchalt (Versatil). Este ejemplar lo gané en el sorteo organizado por Un lector indiscreto.

Y en nosotros nuestros muertos de Ana Medrano (Autoeditado). También ganado en un sorteo, en este caso en el blog Bookeando con Mangeles.


Vicios del servicio de César Blasco (Círculo Rojo). Había leído Penurias exquisitas, el anterior libro del autor, y ha vuelto a contactar conmigo para ofrecerme su última obra. Ya lo he leído pero la reseña aún está pendiente de publicar.

En la noche de los cuerpos de Esther Ginés (Editorial Adeshoras). Al igual que en el anterior caso, de la autora leí su primer obra, El sol de Argel, y ha vuelto a contactar conmigo para ofrecerme su último trabajo. También lo he leído ya y la reseña está en proceso.


40 de Óscar M. Prieto (Eolas Ediciones). Nuevo trabajo que me ha hecho llegar este autor leonés al que yo descubrí con Berlín Vintage.

El jugador de ajedrez de Julio Castedo (Booket). Otro autor ya conocido que me ha hecho llegar su última publicación. Este ya lo he leído y reseñado en el blog (Reseña El jugador de ajedrez)


La chica que dejaste atrás de Jojo Moyes (Suma de Letras). Un libro que me apetecía mucho y que tuve la suerte de ganar en el blog El templo de la lectura.

Las ambiciones de Jane Franklin (Casiopea Ediciones). Este también lo he ganado en un sorteo, en este caso en Libros que hay que leer.


El león de oro de Wilbur Smith (Duomo Ediciones). Otra sorpresa editorial que llegó a casa y que estoy deseando leer.

Muerte y cenizas de Teo Palacios (Edhasa). Este me lo ofrecieron desde la editorial, es un autor que tengo ganas de descubrir así que espero leerlo pronto.


Manual de pérdidas de Javier Sánchez García (Mercurio Editorial). Me lo ofreció su autor y me resultó muy atractiva la sinopsis. Ya lo he leído y os hablaré en breve de él.

Sin remedios de Óscar León Martín (Boria Ediciones). Otra oferta editorial que resulta atractiva y leeré próximamente.


El imprevisto caso del chico en la pecera de Lisa Thompson (Planeta). Otra sorpresa editorial gracias a Boolino. Está leído y reseñado esta semana en el blog (Reseña El imprevisto caso del chico en la pecera)

Petunia petulante y la liebre de la luna de Sue Monroe (Maeva Young). Un libro infantil que gané en los blos Te deseo un libro y Leer es viajar con vistas a mi peque en el futuro :)

Ya veis que son muchos libros, algunos ya leídos y otros a los que espero ir dando salida en las próximas semanas. ¿Qué os parecen? ¿Habéis leído alguno?

miércoles, 21 de junio de 2017

El imprevisto caso del chico en la pecera - Lisa Thompson

Título: El imprevisto caso del chico en la pecera
Autor: Lisa Thompson
Editorial: Planeta
Traducción: Isabel Murillo
Año: 2017
ISBN: 978-84-0816-935-2
Nº de páginas: 240
Comprar el libro 

Gracias a Boolino y a la editorial Planeta he tenido la oportunidad de leer El imprevisto caso del chico en la pecera, un libro que en otras condiciones yo no habría seleccionado, ya que el género juvenil lo tengo bastante abandonado, perdiéndome una entretenidísima lectura con la que ya os adelanto que he disfrutado mucho. 

El imprevisto caso del chico en la pecera tiene por protagonista a Matthew Corbin, un chico de doce años que vive prácticamente recluido en su habitación al sentir un pánico atroz a los gérmenes. Matthew está convencido de que el mínimo roce con otras personas, animales o cosas puede contagiarlo y enfermar, por lo que está obsesionado con la limpieza y la desinfección, optando por vivir encerrado en su cuarto, único lugar que puede mantener bajo control en lo que a contaminación se refiere. Allí se pasa las horas observando a través de la ventana lo que ocurre en el barrio en el que reside y las rutinas que siguen sus vecinos, hasta que un día suceda algo inesperado: el pequeño Teddy, de tan solo quince meses y nieto de su vecino, ha desaparecido. Matthew es la persona que vio al niño por última vez, por lo que empleando su capacidad de deducción y sus dotes de observación, se propondrá averiguar lo que ha sucedido con el pequeño. Sin embargo investigar desde su habitación no es tan sencillo como creía, por lo que se verá obligado a considerar la opción de salir al exterior.

¿Logrará Matthew superar sus fobias y atreverse a salir de su cuarto para resolver el misterio? Para conocer la respuesta tendréis que leer "El imprevisto caso del chico en la pecera", una novela muy entretenida cuyo protagonista me ha recordado al de otros libros como El curioso incidente del perro a medianoche o La luna no está. Comencé a leerlo sin esperar demasiado de él, únicamente una lectura ligera que no me requiriese mucho esfuerzo, pero ya desde los primeros capítulos Matthew consiguió despertar mi simpatía y poco a poco me fui involucrando tanto en sus problemas como en la investigación, resultando un libro con el que he disfrutado mucho más de lo que creía.

Lisa Thompson estructura su novela en treinta y ocho capítulos que en general tienen una extensión corta. En todos ellos es Matthew el narrador, nos va relatando sus vivencias e intercalados vamos a encontrar tanto anotaciones que hace en su cuaderno como la reproducción de los emails que escribe y recibe. Es un libro que se lee con mucha facilidad pues al ser una novela orientada a un público juvenil, el estilo en el que está escrito es ágil, claro y sencillo, incluyendo abundantes diálogos y predominando un ritmo fluido que viene marcado tanto por la forma de escribir de la autora como los misterios que encierra su argumento.

Siendo Matthew el narrador, toda la historia gira en torno a él. En un primer momento vamos a descubrir a un extraño joven que vive encerrado en su habitación y obsesionado con los gérmenes y la desinfección. Poco a poco, a través de lo que nos va contando, iremos conociéndole mejor y dándonos cuenta de que en realidad Matthew tiene un grave problema al que no quiere hacer frente. Y es que Matthew se siente culpable desde que su madre perdiese al bebé que esperaba, y la limpieza es el instrumento con el que intenta frenar ese sentimiento que le oprime y angustia. Es un niño que se va a ganar nuestro aprecio y cariño, con el que es fácil empatizar y sentir cierta tristeza por todo lo que está viviendo, deseando poder ayudarle de alguna manera.

A través del relato de Matthew vamos a conocer a un amplio elenco de secundarios que conforman el vecindario en el que él reside, una tranquila calle sin salida en la que se ubican un total de siete casas. El señor Charles, que recibirá la visita de sus nietos Teddy y Casey;  Gordon y Penny Sullivan; Melody Bird y su madre Claudia; el señor Jenkins y su mujer Hannah; la vieja Nina y Jake Bishop y su familia, son las personas que conforman el vecindario, todos ellos diferentes entre sí y con sus propias particularidades. Cada uno alberga sus propios secretos que irán quedando desvelados paulatinamente, ayudándonos así a completar el perfil de todas estas figuras, entre las que algunos nombres destacan más que otros en función de la relación que mantienen con el protagonista.

El imprevisto caso del chico en la pecera tiene la peculiaridad de recoger una historia ligera y entretenida con la que sin duda los más jóvenes van a disfrutar, lanzando al mismo tiempo un mensaje sobre el valor de la familia y los amigos. Y más allá de esto, es un libro que también nos acerca a la enfermedad del Trastorno Obsesivo Compulsivo, exponiendo cómo afecta a la persona que lo sufre y cómo es la convivencia con el enfermo.  Me ha parecido por parte de la autora muy acertada la combinación que ha realizado entre todos estos elementos, ya que aunque sabemos que el TOC es el tema central, el foco de atención lo pone en la investigación de Matthew, consiguiendo así que la lectura vaya ganando en interés gracias a los giros argumentales y al buen mantenimiento del suspense en torno a la desaparición del pequeño Teddy. Además también incluye escenas cargadas de humor que sirven para aligerar un tanto determinadas situaciones.

En definitiva, El imprevisto caso del chico en la pecera ha resultado una lectura muy agradable con la que creo que cualquiera puede disfrutar a pesar de estar orientada a un público más juvenil. Una historia que nos invita a participar en la resolución de un misterioso caso de desaparición, y que al mismo tiempo nos acerca de una forma amable y ligera a la enfermedad del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Puedes Comprar el libro en Boolino


domingo, 18 de junio de 2017

Noa deja el chupete - Laia Tresserra

Título: Noa deja el chupete
Autor: Laia Tresserra
Ilustrador: Óscar Julve
Editorial: Vox
Año: 2017
ISBN: 978-84-9974-246-5
Nº de páginas: 32
Comprar el libro 

Dentro de unos meses mi hija va a cumplir ya los dos años, por lo que empezamos a plantearnos que ha llegado el momento de que deje el chupete. Curiosamente cuando era pequeña no lo quería, pero desde hace un tiempo se ha convertido en su obsesión y a cada rato reclama su “tete”. Así que cuando ví el libro de Laia Tresserra, Noa deja el chupete, en el catálogo de Boolino, me pareció una buena opción para comenzar a transmitirle la idea, aunque de momento creo que no ha funcionado, o al menos no da señales de desprenderse de él (no podía ser tan sencillo :) )

"Noa deja el chupete" recoge la historia de la pequeña Noa, una simpática niña que de repente se da cuenta de que ha perdido su chupete. Junto a su madre, intentará recordar dónde lo ha podido perder. ¿En casa de los abuelos? ¿En el mercado? ¿Se lo habrá cogido su traviesa gata Tinta? Finalmente aparece, pero Noa ya se ha dado cuenta de que no lo necesita, y por fin le dice “adiós” a su chupete.

Con independencia de que el mensaje haya calado o no en la pequeña, el libro nos ha gustado mucho. Como os comentaba en otra reseña, su vocabulario aún es muy limitado pero “tete” es una de esas palabras que repite constantemente, y aquí en cada página los va señalando emocionada y además, por la cara que pone, creo que le resulta muy curioso ver que lo lleva puesto todo el mundo, incluso el gato.



El libro de Noa deja el chupete está orientado a los más pequeños, la editorial indica a partir de 3 años, por lo que los textos que contiene son muy breves y también sencillos. Destacan sobre todo las preciosas ilustraciones a cargo de Óscar Julve que abarcan cada doble página, en la que encontramos tres o cuatro frases que reproducen lo que los padres van hablando con Noa. Las ilustraciones como os decía son muy bonitas, con dibujos grandes y colores llamativos que captan la atención inmediatamente de cualquier niño. 

Vox, la editorial que ha publicado el libro, lo encuadra dentro de una colección llamada hábitos, que incluye historias que intentan ayudar a los más pequeños a dejar los hábitos adquiridos durante los primeros meses. Noa es la niña protagonista en todos ellos y de momento hay tres publicados, Noa deja el chupete, Noa se duerme sola y Noa va sin pañal, que también nos vendría bien porque es otro de los procesos que tenemos que comenzar.



Además del cuento orientado al niño, en las dos páginas finales se recogen pautas, consejos y trucos que pueden ayudar a los padres a retirar el chupete, con lo que es un libro que como veis resulta muy práctico.

Resumiendo, Noa deja el chupete es un libro con el que los más pequeños van a disfrutar al mismo tiempo que aprenden a dejar atrás su dependencia de este objeto. Un cuento que recoge una divertida historia y que cuenta con unas maravillosas ilustraciones que sin duda cautivarán tanto a padres como a niños.
Puedes Comprar el libro en Boolino


jueves, 15 de junio de 2017

El jugador de ajedrez - Julio Castedo

Título: El jugador de ajedrez
Autor: Julio Castedo
Editorial: Booket
Año: 2017
ISBN: 978-84-081-7049-5
Nº de páginas: 256

De Julio Castedo había leído con anterioridad El fotógrafo de cadáveres y Redención, dos novelas que me gustaron mucho, y ahora le ha llegado el turno a El jugador de ajedrez que, aunque es su primera obra, acaba de ser reeditada por Booket con motivo de su adaptación  cinematográfica.

En El jugador de ajedrez nos vamos a encontrar con el relato de Diego Padilla, quien en el año 1934 se ha convertido en el ganador del campeonato de España de ajedrez. Durante la fiesta de entrega del trofeo conocerá a Marianne Latour, una joven reportera francesa por la que inmediatamente se sentirá atraído. Tras un breve y apasionado romance contraerán matrimonio seis meses más tarde, comenzando una nueva vida en común que transcurrirá plácidamente hasta que estalle la Guerra Civil. En medio de la contienda nacerá su hija y una vez finalizada ésta, la miseria y la violencia les obligarán a abandonar el país, instalándose en París en el año 1940 y siendo testigos de cómo meses más tarde el ejército alemán ocupa la ciudad. Y será entonces cuando la vida de Diego se derrumbe, pues sin saber muy bien los motivos, será separado de su familia y encarcelado en el castillo de Vincennes, donde únicamente le quedarán la esperanza y la fuerza del amor para salir adelante.

Julio Castedo
Julio Castedo
A estas alturas creo que no es ningún secreto que me atraen todas las novelas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, y además en este caso había que añadir que llegaba de la mano de un autor con cuyos anteriores libros había disfrutado mucho, por lo que para mí era casi una apuesta segura. Y así ha sido, me ha encantado esta historia y el único punto negativo que le encuentro es lo poco que me ha durado ya que lo he leído prácticamente de una sentada

Ahora probablemente muchos estaréis pensando que este periodo está ya muy visto y que no os apetece un libro más ambientado en él, pero he de deciros que la trama de "El jugador de ajedrez" no gira en torno a la guerra, sí que aparece ésta enmarcando el contexto de la historia, pero su argumento no tiene nada que ver con los temas que habitualmente encontramos en estas novelas, aquí lo verdaderamente importante son los sentimientos, emociones y experiencias de su protagonista, un hombre marcado por el infortunio, la tragedia y el dolor.

Son treinta y nueve los capítulos en los que se divide la novela, todos con una breve extensión y redactados en primera persona por Diego Padilla. Ya en la primera página nos damos cuenta de que sus palabras no van dirigidas a nosotros sino a su hija, esa pequeña de la que ha sido separado brutalmente hace cuatro años y cuyo cariño y recuerdos desea recuperar a través de este relato que recoge la historia de la familia. De esta manera la narración sigue un curso lineal extendiéndose a lo largo de diez años, desde 1934 hasta 1944, años en los que la vida de Diego y su familia va a sufrir cambios y duras experiencias que él intenta exponer de la manera más clara posible. Julio Castedo, como ya pude comprobar en sus anteriores libros, tiene un estilo muy cuidado y en El jugador de ajedrez ya se deja ver, encontrándonos con una prosa concisa, sobria y elegante que en algunos párrafos se torna más íntima y reflexiva, algo que viene propiciado por la narración en primera persona que permite que el autor profundice en el interior de su personaje. No es un libro que cuente con un ritmo intenso pero este sí se mantiene constante y la trama está planteada de tal manera que consigue mantener la atención del lector y eso a pesar de que desde un principio sabemos cuál es el desenlace de la historia ya que el propio Diego nos lo ha adelantado.

Como figura protagonista tenemos al propio narrador, Diego Padilla, un hombre que desde las primeras páginas va a despertar la simpatía del lector, provocando que queramos acompañarle a lo largo de ese recorrido que va a hacer por lo que han sido sus últimos años. Julio Castedo ha construido una figura cercana y sencilla con la que es fácil empatizar tanto por su carácter como por las circunstancias que rodean su vida. Diego es un hombre culto e inteligente cuya vida gira en torno al ajedrez. Con una personalidad amigable, dócil y sumisa, se declara apolítico a pesar de la convulsa situación que vive su país, sin llegar a posicionarse claramente a favor o en contra de ningún bando; se limita a intentar sobrevivir y sacar adelante a su familia. 

A través del relato de Diego vamos a conocer al resto de personas con las que comparte su día a día y así destaca en primer lugar quien se convertirá en su esposa, Marianne Latour. Es una mujer orgullosa, ambiciosa, vitalista, despierta y curiosa que al contrario que su esposo, sí que defiende sus ideales, demostrando así su carácter rebelde e inconformista. Y esto será lo que provocará que no se sienta a gusto en la España de la posguerra, haciendo todo lo posible para lograr que su familia se traslade a Francia, su país de origen, donde cree que les espera un vida mejor. Otro de los personajes que sobresale en esta historia es el coronel de las SS Helmut Maier, bajo cuya custodia Diego estará en Vincennes, y que es quizás de las figuras con una construcción más interesante por los distintos matices que presenta, los cuales iremos descubriendo a medida que avance el relato del protagonista.


Teniendo en cuenta la época en la que se desarrolla la trama, "El jugador de ajedrez" tiene una parte de novela histórica, aunque yo no llegaría a encuadrarla dentro de este género. Una primera parte nos traslada al Madrid de la posguerra, justo al periodo inmediatamente posterior a su finalización y Julio Castedo va a poner de relieve la convulsa situación que se vivía. A continuación nos trasladará hasta París a comienzos de los años 40, cuando se produce la entrada del ejército alemán en la ciudad, con los cambios que esto conllevó para los ciudadanos. Ya comentaba que no es un libro centrado en hechos sino en las personas con lo que todo esto es el telón de fondo sobre el que se enmarca la acción, contando con una buena ambientación que, sin entrar en excesivos detalles, logra trasladarnos sin problema a estos años

Por otra parte, el personaje de Diego Padilla se inspira en una figura real, la del gran ajedrecista Alexander Aliojin, quien durante la época de la Segunda Guerra Mundial aceptó participar en torneos organizados por los nazis a cambio de la protección de su esposa judía. Y teniendo en cuenta el vínculo del protagonista con este juego, el propio ajedrez es un elemento que tiene una posición destacada en el libro, hablándonos de piezas, movimientos, tácticas o estrategias, pero todo ello de una forma amena y bien integrado con el resto.

Y todos estos elementos son los que hacen de El jugador de ajedrez una novela con una atractiva historia de supervivencia, de corte intimista, enmarcada en un contexto histórico muy definido y en la que predominan los sentimientos junto al carácter retrospectivo de la confesión de su protagonista. Una lectura que se disfruta tanto por el planteamiento que ofrece como por el estilo narrativo de Julio Castedo, un autor que, como ya comenté en mis anteriores reseñas, merece la pena tener en cuenta.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar El jugador de ajedrez a través de los siguientes enlaces:


Gracias al autor y a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

miércoles, 14 de junio de 2017

Recopilación de sorteos - Junio 2017

Sorteo en Perdida entre libros. Es de carácter nacional y finaliza el día 20 de junio. Bases completas



Sorteo en La huella de los libros. Es de carácter nacional y finaliza el día 21 de junio. Bases completas



Sorteo Hello Summer en los blogs El templo de la lectura y Cosas mías. Es de carácter nacional y finaliza el día 8 de julio. Bases completas



Sorteo en el blog Bookeando con MªAngeles. Es de carácter nacional y finaliza el día 8 de julio. Bases completas



lunes, 12 de junio de 2017

La chica en la niebla - Donato Carrisi

Título: La chica en la niebla
Autor: Donato Carrisi
Editorial: Duomo
Traducción: Maribel Campmany
Año: 2017
ISBN: 978-84-166-3458-3
Nº de páginas: 400

No había leído nada de Donato Carrisi pero había visto opiniones muy positivas de sus novelas, por lo que era un autor con el que tenía ganas de estrenarme y la oportunidad ha llegado gracias a su última publicación, La chica en la niebla.

La chica en la niebla da comienzo sesenta y dos días después de la desaparición que se va a convertir en el eje de su desarrollo. Es entonces cuando a la consulta del doctor Flores, psiquiatra que ejerce en el hospital de un pueblo de los Alpes, es trasladado el agente especial Vogel, quien ha sufrido un accidente de tráfico a causa del que se encuentra confuso, y no recuerda nada de lo sucedido con anterioridad al mismo. En el accidente no ha habido víctimas pero Vogel  tiene la ropa cubierta de sangre, por lo que es fundamental conocer con exactitud qué ha ocurrido antes de que este se produjese y aquí es donde entra en juego el doctor Flores, quien tendrá que obtener su confesión. Será así como vayan rememorando lo ocurrido durante los últimos dos meses, en los que el agente ha participado activamente en la búsqueda de Anna Lou Kastner, una niña de dieciséis años perteneciente a una religiosa familia que, tras salir de casa para ir a una reunión en la iglesia, no ha vuelto a ser vista, convirtiéndose además su desaparición en el foco de atención de los medios de comunicación.

Donato Carrisi
Donato Carrisi
Ya hemos comentado en otras ocasiones los problemas que acarrea tener una expectativas demasiado altas y eso es lo que me ha ocurrido a mí con Carrisi, su novela me ha gustado mucho pero aún así he de reconocer que no ha llegado al nivel que esperaba. Y con esto no quiero decir que no haya disfrutado de su lectura, al contrario, he disfrutado y mucho, pero pensaba que me encontraría con una lectura más adictiva, aunque esto como siempre es una cuestión personal con la que otros lectores no tienen por qué coincidir.

En "La chica en la niebla" no nos vamos a encontrar con una trama lineal sino que su desarrollo transcurre a través de continuas oscilaciones temporales que nos mueven principalmente por los días posteriores a la desaparición de la joven, que se produce un 23 de diciembre, volviendo en alguna ocasión a la noche del encuentro entre Vogel y el psiquiatra, también un día 23 pero en este caso de febrero. La novela se divide en capítulos y cada uno de ellos corresponde a una fecha, la cual queda determinada al comienzo, por lo que es fácil seguir el curso de la historia sin perderse con los saltos temporales. Esta estructura, unida al ritmo creciente que tiene el libro, hace que su lectura sea sumamente ágil y dinámica pues aunque no tiene un ritmo tan intenso como otros thrillers, sentimos la necesidad de avanzar de forma constante intentando descubrir qué ha ocurrido con Anna Lou, más a medida que vamos acercándonos a los capítulos finales y los giros argumentales se incrementan. Donato Carrisi utiliza un narrador omnisciente en tercera persona del pasado y su estilo es directo, claro y fluido, con lo que la lectura no resulta complicada ni se hace pesada.

La chica en la niebla es una novela que se centra principalmente en la acción, es decir, en los hechos que han tenido lugar, y es por eso que los personajes no están excesivamente desarrollados, lo que no es algo negativo ya que en este caso no es necesario, con los datos que Donato Carrisi nos ofrece de cada uno es suficiente para que tengamos una idea clara de quiénes son y el papel que desempeñan en la trama. Entre todos ellos destaca el agente especial Vogel, a quien podríamos calificar como protagonista, encargado de marcar el ritmo de la investigación y a través de quien vamos a conocer la mayor parte de lo que ha sucedido. Es un personaje que tiene un carácter muy peculiar, lo que hace difícil congeniar con él; a mí particularmente me ha parecido inaguantable, aunque esto no ha influido negativamente en la lectura ya que considero que como protagonista es muy llamativo, de esas figuras difíciles de olvidar. El agente especial Vogel, un hombre puntilloso, manipulador, arrogante, y egocéntrico, es especialmente conocido por sus excentricidades y por sus apariciones televisivas, medio que utiliza habitualmente para lograr sus objetivos en las investigaciones que lleva a cabo, casi siempre centradas en crímenes o delitos atroces que tienen un fuerte impacto emocional, con lo que sabe que con su resolución se ganará  el éxito ante el público.

Y en relación con este último apunte, es este uno de los temas que Donato Carrisi aborda en su novela y es un enfoque diferente ya que esta relación entre policía y periodistas no suele ser lo habitual. A través de La chica en la niebla el autor expone la capacidad de manipulación que tienen los medios televisivos así como la forma en la que no dudan a la hora de explotar las situaciones más dramáticas para aumentar su audiencia. Nos muestra la forma en la que las noticias influyen en la población, cómo modifican nuestra percepción de la realidad y pueden llegar a hacer que condenemos a alguien sin tener realmente ninguna prueba o constancia de su culpabilidad, únicamente guiados por la forma en la que se han expuesto los hechos, pero incidiendo también en la morbosidad del público, que "disfruta" conociendo los detalles más escabrosos de este tipo de noticias. 

Ya comentaba anteriormente que "La chica en la niebla" es un libro que va ganando en intensidad a medida que avanzamos y comienzan a sucederse los giros argumentales y el descubrimiento de pistas a seguir. Me ha parecido magnífica la forma en la que Donato Carrisi plantea su historia ya que mantiene la intriga hasta el final, un final en el que nos espera una resolución del caso sorprendente que pone en evidencia la habilidad con la que el autor ha desarrollado la trama, ofreciéndonos una resolución convincente y coherente en la que todo queda perfectamente explicado. Y este desenlace a mí me ha parecido buenísimo, especialmente la explicación de los motivos que han llevado a la desaparición de Anna Lou, un móvil que te hace parar a reflexionar sobre lo fácil que es cruzar la frontera entre el bien y el mal cuando deseamos lograr algo. 

Y como complemento a todo esto, una fantástica ambientación con la que Carrisi logra aumentar la tensión que rodea a todo lo que está sucediendo. La acción se sitúa en la localidad de Avechot, un pueblo alpino ubicado en el valle y rodeado de bosques al que solo se puede acceder por una única carretera. La vida en él transcurre plácidamente, formando parte la mayoría de sus habitantes de una comunidad religiosa que se autogestiona como si de una secta religiosa se tratase, imponiendo sus normas y prohibiciones. Tanto esta atmósfera de fanatismo religioso como el ambiente apagado, gélido y neblinoso que se sucede día a día envuelven al lector y hacen que la lectura se torne más inquietante, tensa y opresiva.

En resumen, La chica en la niebla presenta una trama bien elaborada e hilvanada con la que Donato Carrisi logra mantener la tensión e intriga hasta el final, en el que nos esperan sorprendentes e inesperadas revelaciones que constituyen el broche perfecto a la lectura. Creo que es un libro con el que disfrutarán todos los aficionados al género y en mi caso, aunque no ha sido lo esperado, no tengo dudas de que en un futuro repetiré con Carrisi  porque creo que es un autor a tener muy en cuenta.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar La chica en la niebla a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

jueves, 8 de junio de 2017

Azul de medianoche - Simone Van Der Vlugt

Título: Azul de medianoche
Autor: Simone Van Der Vlugt
Editorial: Duomo
Traducción: Catalina Ginard
Año: 2017
ISBN: 978-84-166-3438-5
Nº de páginas: 368

Simone Van Der Vlugt es una de las autoras de novela histórica más reconocidas en Holanda y en nuestro país se han publicado algunas de sus obras, aunque encuadradas dentro del thriller psicológico, otro de los géneros que domina. Yo no la conocía pero no pude evitar fijarme en la portada de Azul de medianoche cuando Ediciones Duomo anunció su publicación, quedándome con ganas de leerlo, por lo que me llevé una gran alegría al recibir un ejemplar en casa y no he tardado demasiado en ponerme con él.

Simone Van Der Vlugt
Simone Van Der Vlugt
El comienzo de Azul de medianoche nos traslada a la localidad holandesa de De Rijp en el año 1654 donde conocemos a Catrijn, una joven cuyo esposo acaba de fallecer quedándose ella al frente de la granja y del ganado que poseían. Sin embargo, Catrijn siempre ha anhelado vivir en la ciudad y no tardará en venderlo todo y trasladarse a Alkmaar, donde espera encontrar un empleo como ama de llaves que le permita ahorrar, volver a casarse y comenzar una nueva vida. Decidida a convertir en realidad sus sueños, irá pasando por diferentes ciudades hasta que finalmente se instale en Delft, donde conseguirá un puesto como pintora de cerámica en una fábrica, pudiendo por fin dedicarse a lo que siempre ha deseado.

A grandes rasgos, este es el planteamiento de la novela de Simone Van Der Vlugt, una historia en la que vamos a seguir los pasos de su protagonista en su lucha por forjarse su propio destino, y eso a pesar de las dificultades con las que se va a ir encontrando. Sin saber exactamente qué iba a encontrar en su interior pues no había visto prácticamente opiniones, he disfrutado mucho con este libro en el que su autora ya desde las primeras páginas ha logrado captar mi atención, resultando una lectura muy agradable a la par que entretenida por la combinación de ingredientes que presenta. Además siempre suelo disfrutar más de aquellos libros que transcurren en sitios que conozco, y hace unos años estuve de viaje en Holanda, siendo Delft uno de los lugares que visitamos, lo que ha contribuido a aumentar mi interés por la historia de "Azul de medianoche".

La novela se estructura en cuarenta y ocho capítulos de corta extensión a través de los cuales vamos a acompañar a Catrijn en su aventura, siguiendo el relato un curso lineal. Es ella misma quien nos va narrando sus vivencias en primera persona, utilizando para ello la autora una prosa ligera, fluida, comprensible y cercana al lector que hace que la lectura sea muy ágil, avanzando páginas casi sin darnos cuenta. 

Como os decía, la trama de "Azul de medianoche" se centra en su protagonista, Catrijn, una joven que siempre ha vivido junto a su familia en el pueblo de De Rijp, soñando con abandonarlo y comenzar una nueva vida en la ciudad. Estos sueños se esfumarán cuando contraiga matrimonio con Govert y su vida se convierta en un infierno al lado de un hombre que se emborracha constantemente y la maltrata. Es por eso que el fallecimiento de su esposo supondrá para ella una liberación y la oportunidad de poder alcanzar sus sueños, algo en lo que Catrijn centrará todos sus esfuerzos. Simone Van Der Vlugt traza una figura atractiva en el sentido de que tiene que salir adelante y luchar para abrirse camino en una época en la que las mujeres no lo tienen fácil, logrando poco a poco progresos gracias a su constancia, valentía y determinación. Es un personaje que en general está bien perfilado y gracias a la narración en primera persona llegamos a conocerla en profundidad, pero yo no he llegado a conectar completamente con ella pues hay cosas en su comportamiento que no me han convencido. Al margen de esto, la elección de esta figura por parte de la autora me ha parecido muy acertada pues nos presenta a una mujer que lejos de ser perfecta, ha cometido errores en su vida, errores de los que no se arrepiente y por los que teme el juicio de Dios. Conoceremos los motivos que la impulsaron a actuar así y de esta manera la autora deja que sea el lector el que reflexione sobre su situación y tome partido a favor o en contra.

El resto de personajes se mantienen en un plano más secundario, variando su importancia en función de la relación que Catrijn establece con ellos. Destacan personas como los hermanos Evert y Mattias, o Jacob, encontrándonos además con algunas figuras históricas, entre ellas Quirijn y Engeltje van Cleynhoven, matrimonio que estuvo al frente de la fábrica de cerámica De Porceleyne Fles, o los pintores Rembrandt y Johannes Vermeer.

Delft es una ciudad holandesa cuyo nombre se asocia principalmente con su popular cerámica, y esta industria va a ser uno de los temas centrales en el libro de Simone Van Der Vlugt. Gracias a la historia recogida en Azul de medianoche vamos a conocer más de cerca cómo surgió la famosa cerámica azul de Delft, que por entonces se bautizó con el nombre de Porcelana Holandesa, siguiendo tanto el proceso de cocción como su posterior decoración a mano. Al margen de todo lo relacionado con las fábricas de cerámica, también se incluyen hechos que marcaron la historia de esta ciudad como la explosión de su polvorín en 1654 o la epidemia de peste que azotó a buena parte del país causando miles de muertes. La autora, lejos de abrumarnos con datos o excesiva información, integra todo perfectamente en la narración de tal forma que son los propios personajes la vía a través de la que vamos a descubrir todo esto, pues van a ser partícipes de estos sucesos. Esto hace que no sea una novela histórica pesada o aburrida sino que priman las aventuras y la sucesión constante de episodios en la vida de la protagonista, haciendo su lectura muy recomendable para todo tipo de público.

Todo esto hace que Azul de medianoche de Simone Van Der Vlugt sea una lectura muy amena y entretenida que nos permite acercarnos a los inicios y evolución de la popular cerámica azul de Delft, al mismo tiempo que seguimos la vida de una mujer independiente que luchará por forjar su propio destino y hacer realidad sus sueños.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Azul de medianoche a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

lunes, 5 de junio de 2017

Repasando... Mayo 2017


Como siempre a primeros de mes, os traigo el resumen de lo que ha dado de sí el anterior, en este caso mayo. No ha sido un mal mes en relación con los anteriores pues he leído un total de seis libros y he publicado varias reseñas, con lo que el balance final creo que es positivo. Lo vemos en detalle.


LIBROS LEÍDOS EN MAYO
  1. Nadie muere en Zanzíbar - Fernando García Calderón
  2. Manual de pérdidas - Javier Sánchez García
  3. Azul de medianoche - Simone Van Der Vlugt
  4. Nadia sin miedo - Alfredo de Braganza
  5. La chica en la niebla - Donato Carrisi
  6. El imprevisto caso del chico en la pecera - Lisa Thompson

MAYO EN EL BLOG: RESEÑAS PUBLICADAS

RETOS
Reto 25 españoles.- 64% listo con dieciséis libros leídos, tres más este mes.
Reto Genérico.- 52,5% listo con veintiún libros añadidos, tres más este mes
Desafío sagas familiares.- 30% listo con tres libros leídos, igual que el anterior
Reto Serendipia recomienda.- 66% listo con dos leídos, igual que el mes anterior
Reto 12 meses 12 libros.- 10% listo con un libro leído, igual que el mes anterior
Reto Leemos en digital.- 42% listo con cinco libros leídos, uno más este mes
Retos Libros autoeditados.- 50% listo con cuatro libros leídos, uno más este mes
Reto Autores de la A a la Z.- 52% listo con quince letras añadidas, tres más este mes
Reto Leyendo en el tiempo.- 80% listo con ocho décadas completadas, igual que el anterior
Reto Libros olvidados.- Sin comenzar

Y esto es todo ¿qué tal ha ido vuestro mes de mayo?

jueves, 1 de junio de 2017

Los secretos de un recuerdo - Andrea Golden

Título: Los secretos de un recuerdo
Autor: Andrea Golden
Editorial: Autoeditado
Año: 2016
Nº de páginas aprox: 266

Conocía Los secretos de un recuerdo por haberlo visto varias veces en la página de Amazon; incluso me había parado a leer su sinopsis y me había parecido llamativa, aunque con tanto pendiente no me había animado a hacerme con él ya que sabía que se iba a quedar esperando turno en el Kindle bastante tiempo. Pero cuando su autora contactó conmigo y me propuso su lectura me dije que era la ocasión perfecta para hacerle un hueco inmediatamente, como así ha sido.

Los secretos de un recuerdo nos acerca a la historia de Alicia, una anciana de noventa años que reside en Charleston junto a su nieta Caly, a la que se ha encargado de cuidar como si fuese una madre. Debido a su edad, el estado de Alicia es muy delicado, pero cuando reciba la visita de un abogado penalista que ha sido enviado para requerir su presencia en el último gran juicio que se va a celebrar en Bruselas contra la recién fallecida Elena Von Schuller, a la que se juzga por crímenes contra la humanidad, no dudará en emprender el largo viaje para ofrecer su testimonio. Y será a través de este proceso y de sus declaraciones como nos traslademos hasta el pasado para descubrir lo acontecido durante el periodo de la Segunda Guerra Mundial, cuando Alicia, cuyo verdadero nombre es Rebecca Bloon Dötzel, era una joven y reconocida violinista que formaba parte de la gran orquesta Filarmónica de Berlín. Sin embargo, su origen judío acabará provocando que sea detenida y acabe recluida en la denominada “fortaleza Dresden”, donde conocerá a Elena, la mujer del comandante jefe, y  donde tendrá que aprender a sobrevivir aferrándose a cualquier circunstancia que la mantenga con vida.

Andrea Golden
Andrea Golden
Los que pasáis habitualmente por aquí ya sabéis que las novelas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial siempre consiguen captar mi atención, y es lo que me había sucedido con "Los secretos de un recuerdo": el hecho de que su argumento se desarrollase durante esos años ya era razón suficiente para darle una oportunidad. Y me alegro de haberlo hecho ya que ha sido una novela que me ha sorprendido gratamente porque en su interior me he encontrado con un enfoque diferente a todo lo que había leído hasta ahora, lo que ya es un punto de partida positivo.

Aunque la historia ambientada en el pasado es la que ocupa la mayor parte de la novela, Los secretos de un recuerdo se desarrolla a través de dos líneas argumentales que transcurren de manera paralela. Estructurada en veintiún capítulos numerados, al comienzo de cada uno se nos indica la ubicación y la fecha en la que se va a situar la acción del capítulo en cuestión, con lo que la lectura es muy fácil de seguir sin perderse, más teniendo en cuenta que en el pasado se emplea una cronología lineal. En ambos tiempos se utiliza una narración en primera persona con la diferencia de que en el presente es Caly la encargada de ir relatándonos lo que va sucediendo, mientras que el pasado llega a través del testimonio de Rebecca en el juicio, que va rememorando lo que vivió durante esos años. Andrea Golden imprime a estas dos mujeres una voz propia, empleando una prosa directa, clara, sencilla y fluida que hace que la lectura sea ágil y entretenida.  

Al estar presente en ambos hilos argumentales es Rebecca la figura que adquiere un mayor protagonismo y la que mejor perfilada queda. Por una parte la vamos a conocer en la actualidad, convertida en una anciana que se encuentra en la recta final de su vida, muy delicada de salud, y a quien su nieta cuida y protege. Desde un primer momento es una mujer que despierta nuestra simpatía, quizás porque accedemos a ella gracias a lo que nos va contando su nieta Caly, con lo que inevitable no dejarse influir por el cariño y admiración que ella siente por su abuela. Su construcción quedará completa a través de su propio testimonio, que será el que nos permitirá descubrir a una figura con una vida realmente apasionante, llena de terribles vivencias que marcarán su destino y que harán que tenga que demostrar su fortaleza y capacidad de supervivencia. Rebecca es un personaje que me ha gustado mucho, repleto de matices y con una construcción cuidada que hace que nos resulte una mujer muy humana, creíble y cercana.

Aunque Rebecca es el nexo que da uniformidad a toda la historia, no es la única figura que sobresale en esta novela y así también es necesario destacar a Caly, su nieta, quien en el tiempo presente va a ser la encargada de guiar el relato, afianzándose su personaje al convertirse en protagonista de una subtrama que, aunque sea secundaria, va a servir para perfilarla mejor y aumentar el interés de ese hilo argumental. Y junto a ellas dos una tercera mujer a la que conoceremos únicamente a través de las palabras de Rebecca, siendo ella la responsable de mostrarnos quién fue realmente esa mujer a la que todos denominaban “la tétrica Elena”. En su caso, al contrario de lo que ocurre con Caly y Rebecca, es una figura que va a provocar sentimientos encontrados pues su perfil no está definido con tanto detalle, algo necesario para mantener la intriga y el suspense en torno a su papel en el pasado de Rebecca, con lo que habrá que esperar al final de la novela para poder tener un juicio formado sobre ella.

La mayor parte de Los secretos de un recuerdo, como os decía, transcurre durante la época de la Segunda Guerra Mundial pero no es la contienda el eje en torno al que discurre la trama, más bien queda en un plano muy secundario, como un telón de fondo. Inevitablemente marca el destino de las protagonistas ya que todo lo que le sucede a Rebecca viene derivado de su origen judío, padeciendo crueles e inhumanas experiencias durante el tiempo que permanece recluida. En este sentido el contexto de la novela está cuidado, a pesar de no ser los hechos históricos lo más relevante, encontramos una correcta ambientación que sirve para enmarcar la historia y darle consistencia.

No quiero desvelar demasiado de lo que sucede a lo largo de los capítulos de "Los secretos de un recuerdo" pues prefiero que sea el lector el que descubra el enfoque que la Andrea Golden ha dado a su historia. Es una novela, como acabo de comentar, enmarcada en un contexto histórico muy definido pero lo primordial en ella son los sentimientos, concretamente uno, que es el amor. A lo largo de los capítulos vamos a ser testigo de cómo va surgiendo y afianzándose el amor, tanto en el presente como en el pasado, y son relaciones que, al menos para mí, la autora ha desarrollado con mimo y delicadeza, de tal forma que los sentimientos que experimentan quedan reflejados con la claridad y profundidad necesarias para que resulten creíbles y que el lector pueda comprender la forma de actuar de las personas que los experimentan, con independencia de que la comparta o no. Y vinculado estrechamente con el amor, Los secretos de un recuerdo nos muestra también la belleza y la fuerza de la amistad, ese vínculo tan importante y necesario que todo lo puede, y que une a dos o más personas para que se den apoyo y esperanza cuando parece que todo se ha perdido.

He de reconocer que cuando empecé la novela esperaba encontrar otro tipo de planteamiento pero me ha gustado leer Los secretos de un recuerdo. Andrea Golden nos ofrece una historia enmarcada en la Segunda Guerra Mundial que gira en torno al amor y a la amistad y que, tanto por la combinación de hilos argumentales como por las dosis de suspense que envuelven la trama desde el principio, se convierte en una lectura muy entretenida que se lee con agrado y agilidad.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Los secretos de un recuerdo a través de los siguientes enlaces:



Gracias a la autora por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...