lunes, 13 de febrero de 2017

El asesino del acantilado - Antonio Manzanera

Título: El asesino del acantilado
Autor: Antonio Manzanera
Editorial: Ediciones B
Año: 2017
ISBN: 978-84-666-6052-5
Nº de páginas: 352

Antonio Manzanera es un autor al que descubrí hace unos años a través de El informe Müller, un libro con el que disfruté mucho a pesar de que las novelas de espionaje no están entre mis favoritas, por lo que he seguido leyendo la mayoría de obras que ha ido publicando. La última que ha visto la luz, de la mano de Ediciones B, ha sido El asesino del acantilado, y yo no he tardado demasiado en descubrir la historia que se esconde entre sus páginas, una historia que, ya os adelanto, me ha encantado.

El comienzo de El asesino del acantilado nos sitúa en Los Ángeles en febrero de 1984 para asistir a la investigación del asesinato de Ralph Sanders, un hombre que tras cumplir condena en la prisión de Oldstock por colaborar en el atraco de la sucursal bancaria en la que trabajaba, ha sido hallado muerto en una playa a la que el mar ha arrastrado su cadáver. Cheney Moore es el investigador privado al que contratará uno de los taxistas que se encarga de llevar a los presos liberados desde la prisión hasta el cercano pueblo de Santa Teresa, y que fue el responsable de trasladar a Sanders hasta uno de los hoteles de lujo de la localidad, con la misión de que encuentre el dinero del atraco por el que el preso cumplió condena; un botín que nunca ha sido hallado y que el taxista cree que Ralph Sanders tenía escondido. Será así como Moore comience una extraña investigación en la que tendrá que ir siguiendo diferentes pistas para descubrir lo ocurrido cinco años atrás, cuando el robo se llevó a cabo, así como a las personas implicadas en el mismo.
Antonio Manzanera

Esto que os he contado es a grandes rasgos la base sobre la que se asienta la novela pues la trama de "El asesino del acantilado" es bastante compleja y tiene muchos más frentes abiertos, pero desde mi punto de vista aportar más información es tanto innecesario como contraproducente de cara al futuro lector. Creo que es mejor que sea cada uno el que vaya descubriendo cómo este punto de partida se va complicando poco a poco, introduciendo nuevos elementos y pistas que dan lugar a giros argumentales que hacen que una vez que empiezas, ya no puedas parar de leer hasta llegar al final. En mi caso ya sabéis que últimamente no dispongo de demasiado tiempo para la lectura, pero El asesino del acantilado ha logrado que buscase cualquier hueco para avanzar y en un par de días lo había terminado.

La forma en la que Antonio Manzanera ha planteado el desarrollo de la novela me ha resultado original, encontrándonos con una división en tres grandes partes que se corresponden con las tres fechas en las que tienen lugar los hechos más destacados. Así comenzamos situándonos en el año 1984, que es cuando Sanders sale de la cárcel, y seguidamente nos iremos trasladando hacia atrás en el tiempo para descubrir lo ocurrido tanto en 1980, fecha en la que se produjo el atraco, como en 1977, época en la que se situaría el inicio de todo y que será donde encontremos la respuesta a las incógnitas que se han ido planteando. De esta manera el autor logra que la trama vaya ganando en intensidad e interés a medida que se van desvelando los hechos y vamos colocando las piezas en su lugar, pero será necesario alcanzar el final para tener una visión global de todo lo ocurrido, comprendiendo la historia en su conjunto. Una historia que a mí me ha parecido muy bien planteada y sobre todo, desarrollada, pues como os decía existen varios hilos argumentales relacionados entre sí y complementarios que se van entrecruzando, y el autor los ha manejado con una gran habilidad para mantener la intriga y el suspense hasta el desenlace.

Respecto al estilo del autor, se mantiene en la línea del de sus anteriores obras, y así tenemos una prosa fluida, clara, precisa y envolvente, con diálogos abundantes y un ritmo muy ágil en todo momento. En la primera parte comienza empleando un narrador omnisciente en tercera persona, pero pronto descubriremos que este relato corre a cargo de uno de los protagonistas, que posteriormente asumirá la voz narrativa para contarnos en primera persona todo lo sucedido. No voy a desvelar la identidad de este narrador, dejaremos que sea el futuro lector el que descubra quién, de todos los personajes, es el que va a tener un mayor protagonismo.

Una de las cosas que más me gusta en las novelas de Antonio Manzanera es la atmósfera en la que consigue atrapar al lector. Tiene una forma de escribir en la que, tanto a través de los diálogos como de las descripciones, logra que nos sintamos transportados a la época y lugar en la que se desarrolla la acción. En el caso de "El asesino del acantilado" desde las primeras páginas tenemos la sensación de estar visualizando cada una de las imágenes, y esas imágenes se suceden en nuestra mente con gran nitidez, lo que hace que aún se disfrute aún más con la lectura. A pesar de que hay novelas que cuentan con una buena ambientación, no siempre el autor logra producir ese efecto en el lector, y a mí personalmente es algo que me gusta mucho encontrar en un libro, ya que me hace meterme más en la historia que me están contando. Destaca especialmente la segunda parte, centrada en el ámbito carcelario, llevándonos al interior de la prisión de Oldstock con tal lujo de detalles que resulta difícil creer que es un lugar ficticio.

Pero no es la ambientación el único aspecto positivo que existe en El asesino del acantilado pues en cuestión de personajes también Antonio Manzanera ha realizado un excelente trabajo. La novela tiene algo de coral y así son varias las figuras que van a tener un alto grado de protagonismo, girando la trama en torno a ellos. Así destacan hombres como Ralph Sanders, Cheney Moore y Frank Madison, pero en un plano algo más secundario vamos a conocer a otros que también tienen algo que aportar a la historia, eso sí, todos ellos hombres, pues los personajes femeninos en esta novela no tienen prácticamente trascendencia. Antonio los va perfilando progresivamente de tal manera que a medida que vayamos descubriendo cómo sucedieron los hechos, iremos desvelando quién es quien en realidad y los distintos matices que caracterizan al personaje en cuestión. Quien más sobresale es, lógicamente, el narrador, ya que va a ser él quien ponga voz al relato y comparta con nosotros además sus emociones y reacciones ante los hechos que va viviendo, siendo también su perspectiva la que nos permita conocer al resto.

Al igual que ya comprobamos en La suave superficie de la culata, Antonio Manzanera demuestra en El asesino del acantilado que es un gran conocedor del mundo de la mafia. Este es otro de los elementos que va a entrar en juego en el desarrollo de la trama y el autor va a incluir datos que nos permitirán conocer más de cerca la Cosa Nostra, hablándonos de su funcionamiento, ritual de admisión, estructura interna, negocios, extorsiones o contactos con el FBI.

Por lo que os he contado hasta ahora podéis ver que "El asesino del acantilado" es una novela negra en la que entran en juego distintos ingredientes, todos ellos combinados con destreza y equilibrio para cautivar al lector y no darle tregua en su lectura. Tenemos grandes dosis de misterio e intriga que derivan de varias cuestiones pues por una parte está todo lo relacionado con el robo del dinero de la sucursal bancaria que os he mencionado anteriormente, por otra parte queda la cuestión del asesinato de Ralph Sanders y por otra parte existe otra línea argumental vinculada con un asesino en serie, de la que hasta ahora no os he comentado nada. Si queréis descubrir cómo está relacionado todo, las conexiones que existen entre unos temas y otros, el papel que juega la mafia en todo esto y, por supuesto, desvelar los interrogantes, tendréis que leer El asesino del acantilado, una novela que yo creo que no os va a defraudar.

Resumiendo, Antonio Manzanera nos ofrece en El asesino del acantilado una excelente novela negra que cuenta con un ritmo intenso, una trama compleja y una fantástica ambientación que hacen que su lectura resulte sumamente entretenida a la vez que adictiva. Aunque todavía estamos a primeros de año y quedan muchas lecturas por delante, me atrevería a afirmar que estará entre mis mejores lecturas del año, por lo que sin dudar os la recomiendo, sobre todo si sois aficionados al género.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar El asesino del acantilado a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...