lunes, 6 de febrero de 2017

Los herederos de la tierra - Ildefonso Falcones

Título: Los herederos de la tierra
Autor: Ildefonso Falcones
Editorial: Grijalbo
Año: 2016
ISBN: 978-84-2535-423-6
Nº de páginas: 896

La catedral del mar es una de las obras más conocidas de Ildefonso Falcones y es una novela con cuya lectura yo disfruté muchísimo hace unos años. Es por eso que cuando me enteré de que iba a publicar su continuación me llevé una gran alegría, y me quedé a la espera de su salida a la venta para hacerme con un ejemplar. Sin embargo, algunas de las reseñas que comenzaron a aparecer en los blogs que sigo y con los que tengo bastante afinidad no eran demasiado entusiastas, lo que hizo que me empezase a dar pereza enfrentarme a su lectura, más teniendo en cuenta que eran casi mil páginas. Finalmente con el comienzo de año por fin me he animado y una vez finalizado me arrepiento de no haberlo leído antes ya que ha sido una historia que me ha gustado mucho, aunque es cierto que no tanto como su antecesora.

Ildefonso Falcones
Ildefonso Falcones
Los herederos de la tierra da comienzo en Barcelona en enero del año 1387 donde conocemos a Hugo Llor, un muchacho de doce años que trabaja como aprendiz en las atarazanas gracias a la mediación de Arnau Estanyol, uno de los prohombres más honrados y admirados de la ciudad. Hugo sueña con llegar a convertirse en constructor de barcos pero toda su vida cambiará cuando micer Arnau sea decapitado a manos de los Puig, una familia de nobles que desde hace años busca vengarse del anciano y que gracias a su posición ante el nuevo rey logrará su propósito. Al salir en defensa de su mentor Hugo se ganará el odio de Roger Puig, viéndose obligado a huir para protegerse y debiendo comenzar una nueva vida en la que tendrá que aprender a sobrevivir, para lo que contará en un principio con la ayuda de un judío que le enseñará los secretos del mundo del vino, despertando una pasión por el cultivo de la tierra que mantendrá durante el resto de su azarosa vida.

Es la vida de Hugo Llor la que Ildefonso Falcones va desarrollando a lo largo de los treinta y siete capítulos en los que se divide la novela, los cuales quedan a su vez agrupados en cuatro grandes partes. La trama principal es la que gira en torno al protagonista pero a su alrededor el autor va entrelazando otras subtramas vinculadas a las personas que se mueven alrededor de Hugo, aumentando así el dinamismo de una historia en la que constantemente están sucediendo cosas, lo que hace que la lectura sea ágil y en general muy entretenida. Y digo en general pues hay algunas partes que se tornan más históricas, dejando a un lado la vida de los protagonistas para contarnos hechos de cierta trascendencia histórica que frenan un poco el ritmo, o al menos en mi caso así ha sido, aunque tampoco lo puedo señalar como un punto negativo ya que no son muy extensas y rápidamente nos encontramos de nuevo siguiendo el devenir de Hugo.

A pesar de que "Los herederos de la tierra" es una novela extensa su lectura no se hace pesada e Ildefonso Falcones consigue mantener la atención y el interés del lector por la trama que está desarrollando. A ello contribuye tanto la rapidez con que se desarrollan los acontecimientos que hace que el ritmo sea muy ágil como el estilo del autor, sencillo, claro, conciso y fluido. Emplea una narrador omnisciente en tercera persona que le permite alternar entre los diferentes focos de acción, aunque mayoritariamente todo se desarrolla desde la perspectiva de Hugo, y narración y diálogo se mantienen equilibrados, dando lugar como decía anteriormente a una lectura muy amena que atrapa desde las primeras páginas.

Hugo Llor es el protagonista de esta novela y es un personaje bien construido y trabajado cuya evolución es evidente a medida que avanza la historia. La vida de Hugo no va a ser sencilla aunque él va a conseguir adaptarse a las diferentes etapas y situaciones por las que va atravesando, si bien es cierto que para ello va a contar con que la suerte siempre estará de su lado y va a haber personas que estarán dispuestas a ayudarle en todo momento. Hugo es un hombre sencillo, de carácter noble y bondadoso con el que es fácil conectar desde un primer momento, implicándose en su historia y en los avatares por los que va pasando.

Junto a Hugo hay un buen número de secundarios, unos con más relevancia que otros y entre los que se entremezclan tanto figuras reales como ficticias. Entre estos secundarios sin lugar a duda merece la pena destacar a las tres mujeres con las que Hugo va a estar más unido, la rusa Caterina, su hija Mercè y la esclava mora Barcha. Estas tres figuras gracias a su personalidad, fuerza y determinación resultan muy humanas y cercanas, logrando hacerse con una posición privilegiada en la novela. y ganándose la simpatía del lector, quien compartirá sus alegrías y especialmente sus penas, pues van a atravesar por momentos muy duros que van a poner a prueba su valentía y coraje para enfrentarse a las dificultades.

Uno de los aspectos más positivos en las novelas de Ildefonso Falcones y con el que los aficionados a la novela histórica más disfrutamos es con la maravillosa recreación del contexto histórico que el autor realiza en sus obras. Los herederos de la tierra no es una excepción y así a lo largo de todo el libro queda patente el magnífico trabajo de documentación que Falcones ha llevado a cabo para construir la obra. Nos trasladamos a finales del siglo XIV y principios del XV para, al mismo tiempo que seguimos la evolución de la trama,  ir descubriendo los aspectos más relevantes que definían a la sociedad de la época, observando entre otros su forma de vida, las clases sociales y las diferencias entre ellas, los distintos gremios, el comercio o las normas impuestas. El autor no escatima en detalles y así las descripciones son abundantes pero sin llegar a entorpecer la lectura, más bien son un complemento que aumenta el atractivo de la obra en su conjunto. La acción, aunque en ocasiones puntuales se traslade a otros escenarios, se desarrolla esencialmente en la ciudad de Barcelona, una ciudad que se encuentra en expansión y que el autor dibuja con mimo, moviéndonos por sus calles y consiguiendo a través de sus explicaciones que tengamos una amplia visión tanto de su aspecto como del de los edificios más representativos.

Y junto a esta fantástica ambientación, vamos a tener conocimiento de los principales acontecimientos que tienen lugar en ese periodo pues directa o indirectamente van a afectar a la vida de los protagonistas. Así el conflicto de intereses y la pugna por la corona que se produjo con el cambio de la dinastía reinante en Cataluña, Aragón, Valencia y los demás reinos; el Cisma de la Iglesia de Occidente; o las constantes guerras por mantener el territorio y por defender los privilegios comerciales de la ciudad, que era una de las más importantes del Mediterráneo, son algunos de los hechos que el autor va a ir desgranando de forma paralela al desarrollo de la trama principal. Toda esta información en general está bien integrada y dosificada, aunque es cierto que en algunas partes ralentiza un poco la lectura al dejar a un lado la agilidad que predomina en los pasajes protagonizados por Hugo y los suyos.

Vinculado con este aspecto histórico hay que mencionar también que en "Los herederos de la tierra" hay un elemento que va a tener un importante peso en la trama y es todo lo relacionado con el mundo del vino, tanto su cultivo como su posterior comercialización. Resulta interesante descubrir los avances en el proceso de envejecimiento del vino, los métodos de almacenamiento, o su dinámica de venta, dándonos también una idea de lo que pudieron ser los orígenes de la técnica del aguardiente como aditivo en base a la teoría de su uso como bebida alcohólica a principios del siglo XV.

Todo esto hace que, desde mi punto de vista, Los herederos de la tierra sea una novela recomendable para todos aquellos que sean aficionados a este tipo de planteamientos en los que se combina la ficción con los hechos históricos. Ildefonso Falcones nos ofrece una extensa novela en la que se conjugan diferentes ingredientes de una forma amena y equilibrada, haciendo que su lectura sea muy entretenida, por lo que su grosor no debe verse como un obstáculo ya que se avanza por las páginas con agilidad y merece la pena descubrir la vida de sus protagonistas, especialmente en el caso de las femeninas. Y si bien se anuncia como la continuación de La catedral del mar, en este caso no creo que sea necesario haber leído el anterior para disfrutar de Los herederos de la tierra pues son historias independientes y la relación únicamente se establece a través de ciertas referencias que tampoco tienen demasiada trascendencia.

En definitiva, Ildefonso Falcones vuelve a ofrecernos en Los herederos de la tierra una estupenda novela histórica que nos traslada hasta la Barcelona medieval para narrarnos las vicisitudes de un hombre que luchará por ver cumplidos sus sueños y alcanzar la felicidad al lado de los suyos. Una lectura con la que yo he disfrutado y que por lo tanto os recomiendo leer tanto si sois seguidores del autor como si os sentís atraídos por este periodo histórico.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Los herederos de la tierra a través de los siguientes enlaces:

Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...