martes, 28 de marzo de 2017

El último duelo de Évariste Galois - Francisco J. Sánchez Lizón

Título: El último duelo de Évariste Galois
Autor: Francisco J. Sánchez Lizón
Editorial: Tandaia
Año: 2016
ISBN: 978-84-945-4431-6
Nº de páginas: 334

Cuando comencé con el blog allá por el año 2011, uno de los primeros autores en contactar conmigo para ofrecerme la lectura de su libro fue Francisco J. Sánchez Lizón, quien por entonces había publicado su primera novela, El oasis maldito. Fue una lectura que me atrapó desde las primeras páginas y con la que disfruté mucho, especialmente con su final, por lo que cuando Francisco me ha ofrecido la posibilidad de leer su última obra, El último duelo de Évariste Galois, he aceptado encantada.

El comienzo de "El último duelo de Évariste Galois" nos sitúa en la noche del 30 de mayo del año 2010, fecha en la que un joven es asesinado en la puerta de su casa de campo. Un año más tarde, se cometerá otro crimen siguiendo el mismo patrón, lo que pondrá en alerta al cuerpo de policía. Será el detective Víctor Laplaza el encargado de llevar el caso, aunque cuando en el año 2012 se vuelva a cometer otro asesinato siguiendo las mismas pautas sin que el detective haya hecho ningún avance, sus superiores decidirán asignarle un ayudante, siendo el joven Eric Ripoll el seleccionado. Sin embargo, el carácter de Víctor pronto hará que ambos hombres se enfrenten y más que colaborar, cada uno iniciará su propia línea de investigación para dar con ese misterioso asesino que únicamente actúa la noche del 30 de mayo de cada año, retando a sus víctimas a un duelo de espadas. 

Francisco J. Sánchez Lizón
Francisco J. Sánchez Lizón
El último duelo de Évariste Galois es el título seleccionado por Francisco J. Sánchez Lizón y puede que a muchos de vosotros, igual que me sucedió a mí, este título no os diga nada ya que tampoco sepáis quién es Évariste Galois. No voy a ser yo quien entre en detalles y os desvele quien es este personaje porque creo que es uno de los interrogantes que merece la pena descubrir a través de la lectura; hablaros del papel que juega en la trama sería anticipar hechos y en parte estropear el suspense del libro. Si alguien se queda con la intriga, una simple búsqueda en Google es suficiente para profundizar en su figura. Yo me limitaré a señalar que me ha parecido muy original la forma en la que el autor ha incluido a este personaje, como podéis imaginar real, en su novela, dando forma a una trama bien urdida que atrapa desde las primeras páginas y que va ganando en intensidad a medida que avanzamos.

La novela se compone de dos grandes partes bajo las que se agrupan los treinta y dos capítulos que forman el libro, incluyéndose además un prólogo y un epílogo. La historia discurre linealmente y aunque todo comenzaría en el año 2010, el grueso de la acción tiene lugar entre los años 2013 y 2014. Para relatar los hechos Francisco J. Sánchez Lizón ha seleccionado un narrador omnisciente que va alternando entre distintos personajes y escenarios para que seamos testigos de todo lo que ocurre, empleando un estilo sencillo, conciso y claro que da lugar a un lectura fluida y amena, algo en lo que también influye que la acción discurra a buen ritmo, manteniendo la tensión y el suspense a lo largo de todos los capítulos a pesar de que desde un principio vamos a conocer la identidad del asesino.

Y este es uno de los puntos a destacar en el planteamiento que realiza el autor, puesto que en las primeras páginas ya nos muestra quién es el asesino, convirtiéndose este hombre en el protagonista de algunos capítulos. Esto podría haber supuesto una pérdida de interés por el desarrollo de la trama pero Francisco J. Sánchez Lizón logra mantener la atención del lector, la tensión es constante y necesitamos seguir avanzando para ver cómo se desarrolla la investigación y las motivaciones que se esconden detrás de cada uno de los crímenes que va cometiendo. Además el autor va entremezclando otras subtramas relacionadas con la principal pero que se centran más en el ámbito privado de los personajes y sus relaciones, lo que aumenta el atractivo de la historia en conjunto.

En una novela de este tipo, que se centra mayormente en la investigación, una buena construcción de los personajes no es algo quizás tan determinante pues nos interesa más ver cómo se desarrollan los hechos. No obstante, en El último duelo de Évariste Galois nos vamos a encontrar con unos personajes cuyo perfil se ha trazado con cuidado sin necesidad de profundizar demasiado en ellos, llegando a cobrar tanta relevancia como la acción misma. Tenemos tres figuras destacadas, además del propio asesino, aunque en este último caso su identidad va a quedar un tanto difuminada para mantener la intriga. Eric Ripoll, Víctor Laplaza y su secretaria Marina serán las tres personas que más protagonismo van a adquirir, estando definidos cada uno de ellos por unos rasgos muy característicos. De esta manera y por su carácter, el detective Laplaza se convierte en la figura más carismática aunque también más detestable a pesar de estar al frente de la investigación. Tras haber sido uno de los mejores dentro del cuerpo de detectives, en la actualidad Víctor ha perdido facultades y el caso que trae entre manos le supera, agriando aún más su personalidad prepotente y descortés. Al contrario que él, Eric es un joven agradable, solitario, educado, metódico y serio que despierta inmediatamente nuestra simpatía; al igual que lo hace Marina, una inteligente mujer que queda enmascarada tras su imponente cuerpo y belleza, a los cuales se hace constantemente referencia.

Évariste Galois
Évariste Galois
Estas tres personas son las que van a tener el cometido de desenmascarar al asesino antes de que cometa un nuevo crimen, un complicado caso cuya evolución nosotros vamos a seguir con gran interés, pues a medida que avanzamos van surgiendo pistas y giros argumentales que incrementan la ansiedad por desvelar cómo se va a cerrar el caso, si es que lo hace, además de ver cómo termina la relación entre todos ellos, que es otro de los aspectos que se mantiene en el aire a lo largo del libro. Una investigación en la que hay un elemento que va a ir cobrando importancia y así nos encontramos con que en "El último duelo de Évariste Galois", las matemáticas están muy presentes, especialmente en su segunda parte. Para aquellos que somos de letras no va a suponer ningún problema ya que las explicaciones son sencillas y claras, es decir, que si no os gustan los números no debéis ver esto como algo negativo, no tienen tanto peso como para influir negativamente en la lectura pero son una pieza fundamental en el desarrollo de la trama

Y como señalaba anteriormente, estamos ante una obra de ficción cuyos cimientos se asientan en la historia de un personaje real. Un personaje, Évariste Galois, que yo desconocía pero que me ha encantado descubrir a través de este libro y cuya historia me ha parecido de lo más curiosa e interesante, llegando incluso a investigar un poco más una vez finalizada la lectura. Como siempre digo, es positivo aprender cosas nuevas a través de los libros, así que uno de los aspectos a destacar en El último duelo de Évariste Galois es este pequeño apunte histórico que incluye, y que nos acerca a un personaje que, desde mi punto de vista, no es muy conocido, o al menos yo no recuerdo haberme topado con él en mi etapa estudiantil. 

En definitiva, Francisco J. Sánchez Lizón nos sorprende en El último duelo de Évariste Galois con una trama original y bien urdida que mantiene la tensión e intriga desde el principio, resultando una lectura sumamente amena y entretenida. Un libro de ficción pero que nos acerca a la figura de un personaje real, por lo que si no conocéis a Évariste Galois no creo que exista una mejor manera de descubrir su historia que a través de la lectura de esta novela. 

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar el libro a través de los siguientes enlaces:


Gracias a Francisco J. Sánchez Lizón por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...