martes, 23 de mayo de 2017

El color de los secretos - Lindsay Jayne Ashford

Título: El color de los secretos
Autor: Lindsay Jayne Ashford
Editorial: AmazonCrossing
Traducción: Cecilia Belza
Año: 2017
ISBN: 978-15-0394-387-2
Nº de páginas: 412

De El color de los secretos de Lindsay Jayne Ashford me llamó la atención en un primer momento su portada que fue la que hizo que me parase a leer su sinopsis, en la que se hacía mención a una historia de amor entre una mujer inglesa y un soldado estadounidense negro durante la Segunda Guerra Mundial. Esto fue suficiente para despertar mi interés y hacerle un hueco entre mis lecturas más inmediatas.

Lindsay Jayne Ashford
Lindsay Jayne Ashford
El color de los secretos da comienzo en junio del año 1943 que es cuando conocemos a Eva, una mujer inglesa que se dedica a trabajar en las vías del tren de la localidad de Wolverhampton mientras espera el regreso de su esposo Eddie, quien a causa de la guerra se encuentra desaparecido desde hace meses, lo que hace que empiece a considerar que ha fallecido. La vida de Eva dará un giro inesperado cuando a la estación llegue un tren cargado de soldados estadounidenses, cuyo último vagón está reservado para los hombres de color. Uno de estos soldados será Bill, con quien Eva coincidirá en un baile en el que entre ellos surgirá la chispa del amor, comenzando una intensa relación que se verá truncada cuando Bill tenga que abandonar Wolverhampton para participar en el día D. Será así como Eva se quede sola y además embarazada, teniendo que hacer frente a la dificultad de criar a una niña mestiza en un entorno racialmente hostil, mientras sufre por la ausencia del hombre al que ama.

La novela de Lindsay Jayne Ashford me llamó la atención ya que aunaba dos temas que siempre consiguen despertar mi interés, por una parte se situaba en la época de la Segunda Guerra Mundial y por otro lado abordaba la intolerancia racial. Estaba segura de que iba a ser una lectura con la que iba a disfrutar, como así ha sido, aunque quizás esperaba una historia que me calase más hondo de como lo ha hecho. 

"El color de los secretos" queda dividido en tres grandes partes que agrupan los cuarenta y dos capítulos que componen la novela. El relato da comienzo en 1943 y se extiende a lo largo de varios años hasta finalizar en 1978, variando la importancia de los protagonistas a lo largo del tiempo, con lo que en cierta forma podríamos decir que el libro tiene parte de saga familiar. Lindsay Jayne Ashford selecciona un narrador omnisciente para trasladarnos la historia y su estilo narrativo es agradable de leer, empleando una prosa pulcra, clara, sencilla y accesible, con abundantes diálogos que agilizan la lectura.

El título de la primera parte, Eva, ya sirve de adelanto para hacernos una idea de lo que vamos a encontrar en sus páginas. Es el curso de su vida el que vamos a seguir a lo largo de los capítulos que componen esta parte, descubriendo a una joven cuyo marido se encuentra desaparecido, teniendo que enfrentarse a la dura tarea de criar sola al hijo de ambos, de tan solo unos meses de edad. A Eva toda esta situación la supera, se siente sola y ya no tiene claro el vínculo que la une con su esposo Eddie ni lo que sentía por él, por lo que cuando conozca a Bill se dejará llevar por los sentimientos cada vez más fuertes que van surgiendo en su interior. Lindsay Jayne Ashford hace hincapié en sus reacciones, sus pensamientos, sus miedos, necesidades y, especialmente, en sus sentimientos, haciendo así que el personaje gane profundidad pero yo no he llegado a conectar con ella, me ha faltado intensidad en su relación y he tenido la sensación de que era un personaje que se dejaba llevar de un lado a otro en función de las circunstancias, sin tener claro lo que quería ni defender sus ideales, me ha faltado pasión en ella y eso ha provocado que su relación con Bill me haya parecido frágil e irreal, no he notado la fuerza de su amor.

En la segunda parte Eva irá perdiendo protagonismo en la misma medida en que lo va ganando su hija, Louisa. En este caso la vamos a conocer desde los primeros años de su vida, observando cómo va creciendo y convirtiéndose en una adolescente que tiene que hacer frente a los prejuicios y rechazos vinculados con el color de su piel. Es un personaje más interesante que su madre en el sentido de que a través de ella la autora aborda temas que resultan más llamativos como los vínculos familiares, la adopción, el miedo a sufrir un rechazo por ser mulata, los problemas asociados al racismo, la búsqueda de la propia identidad o la necesidad de descubrir los verdaderos orígenes.

A pesar de que la novela se centra principalmente en estas dos mujeres, además de Eva y Louisa hay otra serie de personajes que aún contando con un papel secundario, van a tener bastante relevancia. No están perfilados con tanto detalle pero entre ellos destacan dos hombres que van a marcar en cierta forma su destino, Bill y Eddie. A Bill lo vamos a encontrar en la primera parte del libro cuando es un joven soldado de color que pertenece al Ejercito de Estados Unidos y llega a la localidad británica de Wolverhampton, donde la población no está acostumbrada a ver personas negras. Bill tendrá que sufrir el rechazo y los gestos racistas, pero se refugiará en su relación con Eva, mostrando su bondad y la dulzura, sinceridad y generosidad que le caracterizan. A medida que la importancia de Bill se vaya difuminando la irá ganando Eddie, un hombre que también ha sido soldado y ha participado en la guerra y en cuyo caso veremos cómo estos hechos le han marcado, transformando su personalidad en cierta forma. 

En la nota de agradecimiento que Lindsay Jayne Ashford incluye al final del libro señala que "El color de los secretos" está inspirado en las entrevistas realizadas a algunos de los denominados “bebés marrones”, fruto de las relaciones entre las mujeres inglesas y los soldados estadounidenses negros durante la Segunda Guerra Mundial. La primera parte de la novela se desarrolla durante estos años pero la guerra queda como telón de fondo y la autora se centra en reflejar cómo era la situación que se vivía por entonces, poniendo de manifiesto cuestiones como las dificultades de la población para subsistir, la escasez de alimentos, los bombardeos, o la pérdida y desaparición de familiares cercanos, haciendo especial hincapié en el trato que recibían las personas de color y en la relaciones interraciales. Es una novela más bien de personajes en la que lo principal es conocer sus vínculos, relaciones y desarrollo, aunque el contexto histórico en el que se sitúan hace que la autora también nos muestre en un plano secundario cómo era la sociedad y la forma de vida en una pequeña localidad inglesa durante y después de la Segunda Guerra Mundial

La premisa de la que partía El color de los secretos me pareció atractiva en un primer momento pero desde mi punto de vista Lindsay Jayne Ashford no ha logrado sacarle todo el partido a esta historia. Ya de entrada el desarrollo del romance entre Bill y Eva me ha parecido forzado por la velocidad a la que sucede, lo que le ha restado credibilidad, uniéndose a ello esa falta de intensidad en los sentimientos que he señalado anteriormente. Esto unido a que en general los personajes no me han llegado ha provocado que su historia me haya dejado un tanto indiferente, la he leído con agrado pero no es un libro en el que pueda destacar nada en especial, para mí los temas centrales que trata están bastante desaprovechados y creo que la autora no logra transmitir al lector el mensaje que pretendía con su historia.

En definitiva, Lindsay Jayne Ashford nos ofrece en El color de los secretos una historia que aborda la relación entre una mujer blanca y un soldado de color en la época de la Segunda Guerra Mundial así como la búsqueda de identidad de la hija fruto de este romance, dando como resultado una novela que podríamos calificar como saga familiar que resulta entretenida y se lee con agrado.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar El color de los secretos a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

sábado, 20 de mayo de 2017

Novedades literarias en mi estantería - Abril 2017

Como ya es habitual, os enseño los libros que llegaron durante el mes pasado a mis estanterías. Abril fue un mes en el que la suerte me acompañó y la mayoría son premios de sorteos que gané, además de alguna compra por el día del libro. Los vemos con detalle


No eres lo que busco de Laura Mavor (Plaza & Janés). Lo gané gracias al sorteo organizado por Leyendo en el bus.

La vieja tierra de Dörte Hansen (Maeva). También recibido gracias a un sorteo, en este caso del blog Lectora de tot.


La hermana sombra de Lucinda Riley (Plaza & Janés). Lo gané en un sorteo organizado a través de Facebook y junto a él llego una pequeña guía de la ciudad de Londres. La primera parte de la saga Las siete hermanas me encantó, así que estaba deseando continuar la serie.

La rueda del olvido de Cari Ariño (Ediciones B). Me lo ofrecieron desde la editorial. Ya está leído y la reseña podéis leerla en el blog (Reseña La rueda del olvido)


La hermana tormenta de Lucinda Riley (Plaza & Janés). Es una de mis comprar por el día del libro. Tenía la primera parte y la tercera, así que necesitaba la segunda para poder completar la saga.

Un perfecto equilibrio de Rohinton Mistry (Random House). Este libro llevaba tiempo en mi lista de deseos por lo que por fin me decidí a comprarlo. Es una historia ambientada en La India, que ya sabéis que me encantan.

¿Qué os parecen? ¿Habéis leído alguno?

miércoles, 17 de mayo de 2017

Niño, tigre y soldado - Alfredo de Braganza

Título: Niño, tigre y soldado
Autor: Alfredo de Braganza
Editorial: Autoeditado
Año: 2016
Nº de páginas aprox: 209

Tenía Niño, tigre y soldado de Alfredo de Braganza en mi Kindle desde hace bastante tiempo, imagino que adquirido a través de alguna de las promociones de descarga gratuita de Amazon, con lo que al ver que era una de las recomendaciones de Francisco en el reto de Serendipia recomienda de este año, me decidí por fin a leerlo.

Niño, tigre y soldado tiene por protagonista a Anthony, un hombre que regenta un afamado restaurante en la localidad francesa de Marsella, donde reside junto a su pareja italiana Miriam. Pero cuando un día reciba una llamada en la que se le informa de la muerte de su padre, su pasado regresará con más fuerza que nunca y será entonces cuando se decida a compartir la historia de su infancia con su novia. A través de su relato nos trasladaremos hasta el año 1984 en Maboombu, un pueblo de Sri Lanka, donde Anthony, cuyo verdadero nombre es David William, reside en compañía de su familia. La vida de David al lado de su padre, un hombre que se dedica a la extorsión y al robo, no es fácil y el niño acaba desarrollando un gran odio hacia él, odio que le impulsará a unirse a uno de los numerosos grupos políticos surgidos en demanda de un estado independiente para los ciudadanos tamiles de Sri Lanka. Será así como entre a formar parte de los denominados “tigres”, un grupo guerrillero armado, convirtiéndose en un niño soldado con tan solo doce años.

Alfredo de Braganza
Alfredo de Braganza
Tal y como explica el autor en una nota final, la historia recogida en "Niño, tigre y soldado" está basada en la vida real de Jesuthasan Antonythasan, quien fue un niño soldado durante la guerra civil de Sri Lanka. En mi caso no sabía demasiado sobre estos acontecimientos, por lo que la lectura de esta novela me ha resultado interesante pues aún teniendo en cuenta que el autor se permite algunas licencias, a mí me ha servido para profundizar en este periodo de la historia del país.

La novela viene dividida en veinticinco capítulos que en general tienen una corta extensión lo que hace que se lea con bastante agilidad. Anthony va relatando su historia en primera persona del pasado y aunque comenzamos situándonos en el presente para conocer al hombre en el que se ha convertido, rápidamente a través de sus recuerdos nos trasladaremos al pasado, a la época de su infancia y adolescencia, para conocer de primera mano todo lo que vivió por entonces. Alfredo de Braganza emplea para ello un lenguaje directo, cercano y claro que resulta accesible y de fácil lectura, manteniendo equilibrados narración y diálogo con un ritmo constante en el desarrollo de la historia.

El personaje al que mejor conocemos es al propio Anthony, protagonista indiscutible al centrarse la novela en su propia historia. En un primer momento vamos a descubrir a un hombre maduro al que el autor perfila en unos pocos trazos pero con los que consigue despertar nuestra simpatía. Poco a poco y a medida que vaya exponiendo sus vivencias iremos profundizando en el niño que fue, en los motivos que le impulsaron a unirse a los “tigres” y en cómo vivió todo aquel periodo, permitiéndonos la narración en primera persona conocer sus pensamientos, reacciones y emociones ante los sucesos que va experimentando. Observaremos como él, al igual que otros muchos niños que son considerados un estorbo para sus padres, es obligado a valerse por sí mismo antes de madurar o adquirir su propia identidad, lo que propicia que se acabe uniendo a un grupo en el que encuentra la seguridad y reconocimiento que no tiene en su propio hogar. A partir de ahí comenzará su evolución, una evolución que estará marcada por los sucesos en los que tomará partido y que serán los que logren que se dé cuenta de cuál es la verdadera realidad en la que está inmerso y desarrolle su instinto de supervivencia para lograr escapar de la complicada situación en la que se encuentra. 

Jesuthasan Antonythasan
Jesuthasan Antonythasan
Es aquí donde radica el verdadero interés de "Niño, tigre y soldado", perfilando a una figura que vivió de primera mano esta experiencia y que nos va a permitir conocer  y comprender como él, al igual que otros cientos de niños, acabaron convirtiéndose en soldados y escudos humanos. Y aunque el relato se centre en su historia personal, también en un segundo plano vamos a conocer el desarrollo de los hechos históricos, que son los que marcarán la vida de David. Así Alfredo de Braganza nos acerca a través de su libro a la Guerra Civil que en los años ochenta dio comienzo en Sri Lanka, extendiéndose a lo largo de veintiséis años en los que la guerrilla denominada LTTE (Tigres de Liberación del Eelam Tamil)  luchó abiertamente contra el Gobierno para lograr un estado tamil independiente. Quedan recogidos tanto los principales acontecimientos de esta guerra como los intentos de procesos de paz que se llevaron a cabo, así como el surgimiento y consolidación del grupo guerrillero denominado tigre, cuya estructura, ideología y actividades vamos a descubrir gracias al testimonio de David. Todos estos datos resultan interesantes e instructivos a la hora de acercarnos a la historia de este país, y al mismo tiempo su lectura resulta estremecedora al constatar la situación tan cruel e inhumana que sufrieron los habitantes de la isla.

Niño, tigre y soldado es una novela muy visual por lo que es fácil imaginar perfectamente cada una de las escenas que Alfredo de Braganza va exponiendo, trasladándonos a un exótico emplazamiento en el que se contrapone la belleza de sus paisajes con la dramática y violenta historia relatada por el protagonista. Una palabra que define a la perfección esta lectura es “realismo”, porque es lo que vamos a encontrar en cada uno de los capítulos y es esa cualidad la que hace que la historia no nos deje indiferentes, nos obliga a pararnos a reflexionar sobre el estado de estos niños que en lugar de disfrutar de la inocencia de su edad, están dispuestos a disparar armas y morir matando por la defensa de unos ideales que les han inculcado

Resumiendo, Niño, tigre y soldado es una novela que, basándose en la historia real de Jesuthasan Antonythasan, nos da a conocer la cruel situación de los niños soldado. Una lectura en la que la crueldad y la violencia están presentes pero en la que también nos vamos a encontrar con una historia de superación, coraje y valentía que merece la pena descubrir y compartir.

Si te ha gustado mi reseña, puedes adquirir Niño, tigre y soldado a través del siguiente enlace:

lunes, 15 de mayo de 2017

Ganadores Los secretos de un recuerdo

Ayer finalizó el plazo para apuntarse al sorteo de tres ejemplares digitales de Los secretos de un recuerdo y hoy os traigo ya el nombre de los tres ganadores que corresponden a



¡Felicidades!

Tenéis que enviarme un mail con la dirección de correo a la que queréis que la autora os haga llegar un cheque regalo de Amazon para canjear por vuestro ejemplar.
¡Gracias a todos por participar!

viernes, 12 de mayo de 2017

Papá dice - Margarita del Mazo

Título: Papá dice
Autor: Margarita del Mazo
Ilustrador: Cecilia Moreno
Editorial: Ediciones Jaguar
Año: 2017
ISBN: 978-84-16434-72-5
Nº de páginas: 18
Comprar el libro 

Dentro de la sección infantil del blog, hoy os hablo del último cuento que ha llegado a la estantería de la más pequeña de la casa. Se trata de Papá dice, de la autora Margarita del Mazo e ilustrado por Cecilia Moreno que Ediciones Jaguar ha publicado dentro de su colección Miau Cartón.

"Papá dice" es un libro bonito y llamativo a la vez que muy sencillo. Está orientado a los niños más pequeños, de 0 a 4 años, por lo que no tiene prácticamente texto y destacan sobre todo las ilustraciones. De su argumento hay poco que contar ya que únicamente aparecen un par de animales en cada página, padre e hijo, que dicen “Te quiero”, junto a la correspondiente onomatopeya del sonido que hace el animal en cuestión.



La principal finalidad del libro es que los niños se familiaricen con los distintos animales y el sonido que hace cada uno además de enseñarles a decir te quiero. Mi hija, que está empezando a hablar ahora, sabía ya los típicos sonidos de la vaca, el perro o el gato, y este libro nos ha servido para incorporar alguno más a su repertorio ya que aparecen animales menos conocidos como el loro o la rana. Así mediante la lectura de Papá dice vamos afianzando los nombres de animales, por ejemplo el pato, el gallo o el pollo, aprendiendo el sonido que hace cada uno, e intentando que comience a decir “Te quiero” y lo asocie con el sentimiento correspondiente.


Las ilustraciones me han parecido muy acertadas pues los colores empleados son intensos y llamativos, con lo que al niño le resultan atractivos además de fomentar el aprendizaje de los mismos. Por otra parte, el formato del libro, con páginas de cartoné, también lo veo muy adecuado para los niños de esta edad que aún no han desarrollado la capacidad de tratar sus libros con el cuidado necesario para que no se rompan o deterioren.

En definitiva, Papá dice es un bonito libro ilustrado para que disfruten los más pequeños de la casa tanto por sus bonitos y coloridos dibujos como por los divertidos sonidos que hacen los animales que desfilan por sus páginas.

Puedes Comprar el libro en Boolino


martes, 9 de mayo de 2017

La rueda del olvido - Cari Ariño

Título: La rueda del olvido
Autor: Cari Ariño
Editorial: Ediciones B
Año: 2017
ISBN: 978-84-666-6118-8
Nº de páginas: 296

De Cari Ariño había leído hace un par de años El latido del tiempo, una novela que me dejó con muy buenas sensaciones por lo que cuando se me presentó la oportunidad de leer su nuevo trabajo, La rueda del olvido, no tuve que pensarlo y acepté encantada la propuesta.

En las primeras páginas de La rueda del olvido conocemos a Alicia, una fotógrafa a quien su novio acaba de dejar plantada a tan solo cinco días de la boda, con lo que su vida se ha desmoronado. Intentando huir de esta situación, Alicia emprende un viaje a Francia para iniciar un proyecto fotográfico sobre el exilio español del treinta y nueve ya que su abuelo materno, Biel, fue uno de los hombres que tuvo que exiliarse en esa época a Francia, desapareciendo durante la Segunda Guerra Mundial. En París Alicia conocerá a Julien, un guía turístico cuyo abuelo Baptiste también llegó a Francia en el mismo periodo y aceptará entrevistarse con ella para contarle su pasado como exiliado. A medida que la relación entre Alicia y Julien se vaya afianzando, iremos profundizando en la historia del viejo Baptiste, entrelazándose presente con pasado para desvelarnos los hechos acontecidos años atrás.

Cari Ariño
Cari Ariño
Este tipo de novelas que aúnan pasado con presente siempre son de mi agrado, es una estructura que me gusta encontrar en los libros que leo, y "La rueda del olvido" no ha sido una excepción, en general ha sido un libro con cuya lectura he disfrutado. Y eso que el comienzo de la novela no me convenció al partir Cari Ariño de una situación que para mí ha sido un tanto forzada por ser demasiado casual, con lo que no me ha parecido creíble.

Estructuralmente, La rueda del olvido viene dividida en tres grandes partes que aglutinan los treinta y seis capítulos que contiene la novela. A lo largo de los mismos el relato va alternando entre el pasado y el presente sin un orden definido, siguiéndose ambas historias sin problema y quedando todo bien enlazado. En ambos casos nos encontramos con una narración en tercera persona del pasado y Cari Ariño vuelve a deleitarnos con una prosa cuidada, serena y elegante que hace que la lectura resulte amena a la par que ágil y entretenida. No es un libro que tenga demasiado ritmo pero este sí se mantiene fluido y constante, invitándonos a avanzar por sus páginas con atención e interés por seguir el devenir de los acontecimientos.

Como comentaba anteriormente, son dos líneas argumentales las que se van a ir desarrollando de forma paralela, aunque la situada en el pasado tiene un mayor peso y también resulta más atractiva e interesante. La historia ubicada en el presente tiene por protagonista a Alicia, una mujer que tiene que seguir adelante tras el desengaño amoroso que ha sufrido, buscando refugio en en su trabajo. Es un personaje sencillo y no porque no quede bien definida sino porque es una figura que no destaca por nada en especial, su forma de pensar y actuar responde al perfil de la mayoría de personas que encontramos en la vida real. Alicia será la herramienta que la autora emplee para enlazar pasado con presente y además a su alrededor va a construir un bonito romance que sin embargo para mí no ha acabado de cuajar y ha sido la parte que menos me ha convencido de todo el libro.

Es trasladándonos al pasado donde vamos a encontrar a un personaje con fuerza y carisma que va a hacer que el relato cobre verdadero interés. Se trata de Biel, un hombre al que vamos a acompañar desde niño, cuando la muerte de su hermano gemelo provoque que se sienta perdido y desee abandonar el campo para emprender una nueva vida. Su padre acabará enviándolo a Barcelona para trabajar en compañía de sus tíos y será en Barcelona donde a Biel se le metan ideas libertarias en la cabeza y se haga un ferviente seguidor de las doctrinas anarquistas. A partir de ahí seguiremos las andanzas de Biel, observaremos su evolución y las decisiones que va tomando arrastrado por sus ideales, unas decisiones que puede que para nosotros no compartamos pero que quedan justificadas y eso es suficiente para afianzar la construcción del personaje y dotarle de solidez y coherencia.

Los pasos de Biel y del nutrido grupo de personajes que lo acompañan durante esa época van a venir marcados por los hechos históricos que acontecen en esos años. Y este un aspecto en el que Cari Ariño ha puesto un especial cuidado para acercarnos a lo sucedido desde los años previos al estallido de la Guerra Civil hasta el periodo de la posguerra, poniendo el foco de atención no tanto en los hechos mismos como en la forma en la que los vivieron algunas personas. Y así La rueda del olvido se convierte en una historia que nos habla de este conflicto, de los ideales que unos y otros defendían, del enfrentamiento que esto provocó y de cómo miles de españoles se vieron en la necesidad de huir de su país buscando refugio en Francia, donde fueron confinados en el campo de concentración de Argelés. Aunque he leído varios libros ambientados en la Guerra Civil, este ha sido el primero que aborda el periodo desde esta perspectiva centrada en los exiliados españoles por lo que me ha resultado especialmente interesante leer sobre estos hechos.

No puedo decir que la novela no me haya gustado y, como habéis podido comprobar, tiene suficientes elementos positivos como para recomendar su lectura, pero he de reconocer que en ella me ha faltado algo y, una vez finalizada y haciendo balance, creo que han sido sus personajes los que han provocado que no me haya implicado más en esta historia. Ya he señalado que están bien perfilados, reaccionan con realismo y presentan tanto fortalezas como debilidades que los hacen más creíbles y cercanos, pero en mi caso no he llegado a conectar con ellos y eso ha hecho que no llegase a compartir sus sentimientos ni emociones, dejándome un tanto indiferente su historia, incluso en esa parte final que fusiona el pasado con el presente, que por otra parte desde mi punto de vista ha sido un tanto precipitada.

Resumiendo y a pesar de estas últimas apreciaciones, La rueda del olvido me ha parecido una interesante lectura por la perspectiva que nos ofrece del periodo en el que se ambienta. Una novela con un fuerte componente histórico en la que sin embargo priman las vivencias de los personajes y que merece la pena leer tanto por disfrutar del estilo narrativo de su autora como por acercarnos a la historia que recoge.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar La rueda del olvido a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

viernes, 5 de mayo de 2017

Una madre - Alejandro Palomas

Título: Una madre
Autor: Alejandro Palomas
Editorial: Siruela
Año: 2015
ISBN: 978-84-16120-43-7
Nº de páginas: 248

Descubrí a Alejandro Palomas hace un par de años a través de la lectura de El tiempo que nos une, un libro que me gustó muchísimo y que me dejó con ganas de repetir con el autor, aunque con tantas lecturas pendientes ha ido pasando el tiempo hasta que hace unos días por fin me he decidido a leer Una madre.

La historia que Alejandro Palomas nos presenta en Una madre transcurre únicamente a lo largo de unas horas durante las cuales una familia se reúne para celebrar la Nochevieja. De esta manera, somos testigos de cómo se preparan para recibir el nuevo año en casa de la madre, Amalia, a quien en esta ocasión acompañan su hijo Fer y su perro, su hija Silvia, y su otra hija junto a su actual pareja, Olga, además del tío . Poco a poco la velada irá dejando paso a los recuerdos, a través de los cuales profundizaremos en el pasado de cada uno de ellos, descubriendo heridas que aún no han cicatrizado y que se interponen en su camino impidiéndoles alcanzar la felicidad.

Alejandro Palomas
Alejandro Palomas
Había visto tantas opiniones positivas de "Una madre" que, aunque por un lado tenía muchas ganas de leerlo, por otro sentía cierto temor a que las altísimas expectativas no se cumpliesen. Sin embargo me alegra poder decir que en esta ocasión no ha habido problema y la obra ha estado a la altura de lo que esperaba, resultando una lectura de esas que transmiten tantas emociones que es difícil olvidarlas una vez cerrado el libro.

Son cuatro los libros o partes principales en los que se presenta dividido Una madre y a su vez cada uno de ellos queda compuesto por diversos capítulos. A lo largo de los mismos se va desarrollando lo que sucede en casa de Amalia durante esa Nochevieja pero también se nos narran sucesos del pasado de cada uno de los miembros de esta familia, que es lo verdaderamente relevante. La narración se mantiene en todo momento en primera persona, siendo Fernando, uno de los hijos, el encargado de relatarnos por lo que han pasado en los últimos años, además de compartir lo que va sucediendo y las conversaciones que mantienen durante esa noche.

Como ya comenté en mi reseña de El tiempo que nos une, me gusta mucho como escribe Alejandro Palomas. Su estilo narrativo vuelve a ser uno de los puntos a destacar en esta obra, estando caracterizado por el uso de un lenguaje sencillo de leer pero cuidado al detalle, expresivo, cálido y elegante, con un toque incluso poético. Puesto que estamos ante una historia de corte intimista, el tono del relato queda influenciado por el sentimentalismo y la emotividad, además de apreciarse el carácter reflexivo propio en este caso de la narración en primera persona. Todo ello hace que la lectura de "Una madre" resulte de lo más agradable, disfrutando tanto de una historia llamativa y bien desarrollada como de la forma en la que está contada.

Si bien Fer es el narrador, podemos afirmar que Una madre es una novela coral a pesar de que todo lo que conocemos del resto de personajes es a través de su perspectiva. No es un libro en el que aparezcan demasiadas personas, centrándose el relato en los personajes principales que son Fernando, sus hermanas Silvia y Emma, su madre Amalia y su tío Eduardo, además de Olga en una especie de segundo plano. Progresivamente se nos va presentando a cada uno de los miembros de la familia y las diferentes situaciones por las que han pasado, lo que nos ayuda a hacernos una idea muy próxima de la personalidad de cada uno y de los motivos por los que actúan de una forma u otra. Tanto Fer como el resto de figuras quedan definidas con todo lujo de detalle, haciendo que resulten muy cercanos al lector, de tal manera que es como si los llegásemos a conocer personalmente.

Todos ellos poseen una personalidad muy definida y diferentes matices que los individualizan, pero sin duda quien más destaca es Amalia, la madre que da título a la novela. Es un personaje que me ha conquistado al igual que en su día lo hizo la abuela Mencía de El tiempo que nos une, por lo que no he podido evitar sentir cierta pena al tener que separarme de ella al llegar a las páginas finales del libro. Alejandro Palomas ha construido un personaje muy carismático, que continuamente nos arranca una sonrisa con sus ocurrencias y extravagancias, y en el que se aprecia un carácter bondadoso, tierno y, por supuesto, valiente y luchador para estar siempre al lado de los suyos, ayudándoles a superar cuantos problemas surjan en el camino.

Como sucede en cualquier familia, también en esta existen problemas, heridas del pasado que no han terminado de cicatrizar y que en cierta forma condicionan la actual forma de ser de todos ellos. Alejandro Palomas nos invita a compartir con esta familia sus problemas, a descubrir sus sentimientos y emociones, y a profundizar en su psicología, exponiendo los traumas que arrastran del pasado y el camino que han seguido para intentar superarlos. Y es que una de las cosas que tienen en común es la perdida, el sufrimiento y dolor que acarrean y cuyos motivos iremos descubriendo paulatinamente, dando lugar así a un cierto suspense que nos acompaña durante toda la lectura. Alejandro Palomas va progresivamente desgranando los episodios del pasado y así se va modificando nuestra visión de los personajes, logrando que cada vez nos mostremos más cercanos a cada uno de ellos, nos pongamos en su lugar y en cierta forma, compartamos lo que han vivido.

Y en torno a esta familia, al igual que ya sucedía en El tiempo que nos une, Alejandro Palomas aborda una serie de cuestiones que en mayor o menor medida podemos apreciar en cualquier otra o incluso en la nuestra propia, entre ellas la falta de comunicación, la muerte de un ser querido, las relaciones de pareja, la soledad, la culpabilidad, la maternidad, la necesidad de apoyo o el distanciamiento. Y son estos temas tan universales y próximos los que hacen que Una madre nos resulte una historia tan real, tan humana y tan emotiva, pues la mayoría de nosotros nos vemos reflejados en algún momento en una situación similar.

Una madre es uno de esos libros que transmite muchas y diferentes emociones, por lo que su lectura no deja indiferente y eso es lo que hace que se gane una posición en nuestro recuerdo. Una novela que tiene la capacidad de conmover y arrancarte una sonrisa al mismo tiempo, que está cargada de momentos entrañables y que nos invita a reflexionar sobre los temas que aborda, además de permitirnos conocer a un personaje maravilloso que cala en el lector desde las primeras páginas. Os lo recomiendo sin ninguna duda, especialmente si os gustan las novelas de corte intimista y sentimental.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Una madre a través de los siguientes enlaces:

martes, 2 de mayo de 2017

Muertos prescindibles - Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt

Título: Muertos prescindibles
Serie Bergman III
Autor: Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt
Editorial: Planeta
Traducción: Claudia Conde
Año: 2017
ISBN: 978-84-08-16600-9
Nº de páginas: 592

Muertos prescindibles es la tercera entrega de la serie Bergman y en mi caso disfruté tanto con el anterior volumen, Crímenes duplicados, que en cuanto terminé su lectura y aprovechando que tenía el siguiente en la estantería me puse inmediatamente con él. Quería descubrir cómo continuaba la historia de este peculiar personaje y del resto de figuras con las que comparte su día a día.

Han transcurrido unos meses desde los sucesos a los que asistimos en Crímenes duplicados y la vida de Sebastian y del resto de los miembros de la Unidad de Homicidios ha seguido su curso, aunque en algunos casos se ha visto marcada por los hechos que vivieron. Es así como la relación entre Vanja y Sebastian se ha ido estrechando y su amistad cada vez está más consolidada, lo que hace que éste tenga grandes esperanzas de compartir un futuro juntos, pero cuando la joven se presente a un proceso de selección para ingresar en un curso del FBI en Estados Unidos, Sebastian verá como todos sus planes se evaporan, algo que no está dispuesto a consentir. Por su parte, el equipo tendrá que hacer frente a un nuevo caso cuando en las montañas de Jämtland se encuentre una fosa común con seis cadáveres que han recibido un disparo en la cabeza y cuya identidad el asesino se ha esforzado en ocultar, lo que hará que la investigación se vaya complicando progresivamente, más teniendo en cuenta que alguien de las altas esferas parece querer tapar esas muertes a toda costa.

Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt
Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt
Son muchas las series de novela negra que hay en el mercado y a mí me suele dar cierta pereza comenzar con una nueva, más considerando que suele ser habitual que su interés vaya decreciendo a medida que salen nuevas entregas o que se vuelvan repetitivas. Y os comento esto porque es uno de los puntos más positivos que tiene esta serie, al menos de momento, no solo en cada nuevo volumen se mantiene el nivel del anterior sino que lo supera: la evolución de los personajes y sus facetas privadas se van volviendo más complejas e interesantes con lo que es inevitable no finalizar uno y querer ponerse con el siguiente, algo a lo que contribuyen los impactantes finales con los que los autores cierran cada libro. Es por eso que en este caso es importante leer los volúmenes en orden pues si bien las investigaciones en cada libro son independientes y quedan cerradas, lo que es el ámbito privado de los protagonistas sigue una evolución, con giros argumentales sorprendentes que merece la pena descubrir en el momento adecuado y que si leemos los libros en otro orden se van a estropear. Es decir, que si no habéis leído los dos anteriores, yo os recomiendo comenzar por ellos pues es la mejor manera de disfrutar plenamente de esta fabulosa serie.

Al igual que los dos volúmenes anteriores, "Muertos prescindibles" se presenta estructurado en capítulos de corta extensión que van alternando entre las distintas líneas argumentales. A diferencia de Secretos imperfectos y Crímenes duplicados, aquí hay varios frentes abiertos y así tenemos subtramas centradas en cada uno de los personajes principales más las relativas al caso que investigan que esta vez no sigue una única dirección sino que es más complejo y presenta varias piezas que se complementan. De esta manera, Muertos prescindibles se convierte en una lectura adictiva desde sus primeras páginas, con un ritmo intenso y una sucesión constante de hechos que hacen que la lectura sea ágil y fluída. Hjorth & Rosenfeldt siguen utilizando un narrador omnisciente pues es el que más libertad les da para mostrar al lector todo lo que está ocurriendo, y su estilo también sigue la línea de los anteriores libros, encontrándonos con un lenguaje claro,  directo y sencillo.

Ya comentaba en mi anterior reseña que uno de los puntos más positivos que tenía esta serie para mí era el peso que se le daba a la faceta privada de sus personajes y en este volumen aún se aprecia más. Los autores han logrado que investigación y temas personales estén equilibrados, de tal manera que el desarrollo de "Muertos prescindibles" es sumamente interesante y el interés no decae en ningún momento a pesar de los constantes cambios de línea argumental. Todo está bien enlazado e integrado para que sigamos con atención lo que está ocurriendo, deseando descubrir cómo continúa cada uno de los diversos hilos argumentales que se van entrecruzando. Y lo mismo ocurre con los personajes pues si bien Sebastian Bergman es el punto de conexión y la figura en torno a la que se construye la serie, todos los miembros del equipo van a sufrir una evolución  y en función de ella irán cobrando especial relevancia, convirtiéndose en protagonistas de sus propias subtramas como si de una especie de novela coral se tratase.

Aún teniendo en cuenta su peculiar forma de ser, Sebastian Bergman se ha ganado mi simpatía y como ya os comentaba en las anteriores reseñas, pienso que es otro de los puntos fuertes de estos libros. Es un personaje difícil de olvidar; su construcción está muy lograda y aún siendo un auténtico impresentable, resulta complicado no quedar atrapado bajo su influjo. A medida que vamos avanzando en la serie se va profundizando en su personalidad, le vamos conociendo mejor y más profundamente, con lo que se va volviendo más humano y cercano al mostrar sus puntos débiles y vulnerabilidades. No obstante, sigue manteniendo los rasgos típicos de su carácter  y así la mayor parte del tiempo se muestra egoísta, engreído e irritante, pero también nos deja ver que tiene sentimientos, que se siente solo y que, al igual que cualquier persona, necesita afecto y comprensión.

Respecto al resto de miembros de la Unidad de Homicidios, siguen siendo los mismos a los que ya conocimos en entregas anteriores, eso sí, nos vamos a encontrar con una nueva incorporación que habrá que esperar a las siguientes entregas para descubrir si continúa o no. Al igual que ocurre con Sebastian, se sigue profundizando en sus perfiles y cada vez los vamos conociendo mejor, descubriendo sus fortalezas y debilidades, algo que contribuye a aumentar el atractivo de la serie y que nos hace querer seguir devorando las siguientes entregas para saber qué va a ser de sus vidas. Son ellos los que dan continuidad a la serie, y es esta la principal razón por la que hay que leer las entregas en orden.

Muertos prescindibles me ha gustado aunque no he disfrutado tanto como con la anterior, Crímenes duplicados. Su planteamiento es diferente pues por la tipología del caso al que se enfrenta la Unidad de Homicidios el ritmo no es tan trepidante ni provoca tanta tensión durante su lectura, pero aún así es una gran novela en la que además se abordan temas muy actuales como el problema de la inmigración o el terrorismo, haciendo que su planteamiento se aleje un tanto de los que suelen ser más habituales en este tipo de libros. Y qué decir de su final… impactante, de esos que son completamente inesperados, que te dejan pensando que no puede ser y deseando que llegue cuanto antes la siguiente entrega para averiguar qué es lo que ha pasado.

Resumiendo, con una trama compleja y bien urdida, Muertos prescindibles se convierte en una lectura adictiva desde las primeras páginas, permitiéndonos seguir descubriendo a su carismático protagonista junto al resto de miembros de la Unidad de Homicidios. Al igual que las anteriores entregas de la serie Bergman, una novela sin duda muy recomendable.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Muertos prescindibles a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...