martes, 2 de mayo de 2017

Muertos prescindibles - Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt

Título: Muertos prescindibles
Serie Bergman III
Autor: Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt
Editorial: Planeta
Traducción: Claudia Conde
Año: 2017
ISBN: 978-84-08-16600-9
Nº de páginas: 592

Muertos prescindibles es la tercera entrega de la serie Bergman y en mi caso disfruté tanto con el anterior volumen, Crímenes duplicados, que en cuanto terminé su lectura y aprovechando que tenía el siguiente en la estantería me puse inmediatamente con él. Quería descubrir cómo continuaba la historia de este peculiar personaje y del resto de figuras con las que comparte su día a día.

Han transcurrido unos meses desde los sucesos a los que asistimos en Crímenes duplicados y la vida de Sebastian y del resto de los miembros de la Unidad de Homicidios ha seguido su curso, aunque en algunos casos se ha visto marcada por los hechos que vivieron. Es así como la relación entre Vanja y Sebastian se ha ido estrechando y su amistad cada vez está más consolidada, lo que hace que éste tenga grandes esperanzas de compartir un futuro juntos, pero cuando la joven se presente a un proceso de selección para ingresar en un curso del FBI en Estados Unidos, Sebastian verá como todos sus planes se evaporan, algo que no está dispuesto a consentir. Por su parte, el equipo tendrá que hacer frente a un nuevo caso cuando en las montañas de Jämtland se encuentre una fosa común con seis cadáveres que han recibido un disparo en la cabeza y cuya identidad el asesino se ha esforzado en ocultar, lo que hará que la investigación se vaya complicando progresivamente, más teniendo en cuenta que alguien de las altas esferas parece querer tapar esas muertes a toda costa.

Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt
Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt
Son muchas las series de novela negra que hay en el mercado y a mí me suele dar cierta pereza comenzar con una nueva, más considerando que suele ser habitual que su interés vaya decreciendo a medida que salen nuevas entregas o que se vuelvan repetitivas. Y os comento esto porque es uno de los puntos más positivos que tiene esta serie, al menos de momento, no solo en cada nuevo volumen se mantiene el nivel del anterior sino que lo supera: la evolución de los personajes y sus facetas privadas se van volviendo más complejas e interesantes con lo que es inevitable no finalizar uno y querer ponerse con el siguiente, algo a lo que contribuyen los impactantes finales con los que los autores cierran cada libro. Es por eso que en este caso es importante leer los volúmenes en orden pues si bien las investigaciones en cada libro son independientes y quedan cerradas, lo que es el ámbito privado de los protagonistas sigue una evolución, con giros argumentales sorprendentes que merece la pena descubrir en el momento adecuado y que si leemos los libros en otro orden se van a estropear. Es decir, que si no habéis leído los dos anteriores, yo os recomiendo comenzar por ellos pues es la mejor manera de disfrutar plenamente de esta fabulosa serie.

Al igual que los dos volúmenes anteriores, "Muertos prescindibles" se presenta estructurado en capítulos de corta extensión que van alternando entre las distintas líneas argumentales. A diferencia de Secretos imperfectos y Crímenes duplicados, aquí hay varios frentes abiertos y así tenemos subtramas centradas en cada uno de los personajes principales más las relativas al caso que investigan que esta vez no sigue una única dirección sino que es más complejo y presenta varias piezas que se complementan. De esta manera, Muertos prescindibles se convierte en una lectura adictiva desde sus primeras páginas, con un ritmo intenso y una sucesión constante de hechos que hacen que la lectura sea ágil y fluída. Hjorth & Rosenfeldt siguen utilizando un narrador omnisciente pues es el que más libertad les da para mostrar al lector todo lo que está ocurriendo, y su estilo también sigue la línea de los anteriores libros, encontrándonos con un lenguaje claro,  directo y sencillo.

Ya comentaba en mi anterior reseña que uno de los puntos más positivos que tenía esta serie para mí era el peso que se le daba a la faceta privada de sus personajes y en este volumen aún se aprecia más. Los autores han logrado que investigación y temas personales estén equilibrados, de tal manera que el desarrollo de "Muertos prescindibles" es sumamente interesante y el interés no decae en ningún momento a pesar de los constantes cambios de línea argumental. Todo está bien enlazado e integrado para que sigamos con atención lo que está ocurriendo, deseando descubrir cómo continúa cada uno de los diversos hilos argumentales que se van entrecruzando. Y lo mismo ocurre con los personajes pues si bien Sebastian Bergman es el punto de conexión y la figura en torno a la que se construye la serie, todos los miembros del equipo van a sufrir una evolución  y en función de ella irán cobrando especial relevancia, convirtiéndose en protagonistas de sus propias subtramas como si de una especie de novela coral se tratase.

Aún teniendo en cuenta su peculiar forma de ser, Sebastian Bergman se ha ganado mi simpatía y como ya os comentaba en las anteriores reseñas, pienso que es otro de los puntos fuertes de estos libros. Es un personaje difícil de olvidar; su construcción está muy lograda y aún siendo un auténtico impresentable, resulta complicado no quedar atrapado bajo su influjo. A medida que vamos avanzando en la serie se va profundizando en su personalidad, le vamos conociendo mejor y más profundamente, con lo que se va volviendo más humano y cercano al mostrar sus puntos débiles y vulnerabilidades. No obstante, sigue manteniendo los rasgos típicos de su carácter  y así la mayor parte del tiempo se muestra egoísta, engreído e irritante, pero también nos deja ver que tiene sentimientos, que se siente solo y que, al igual que cualquier persona, necesita afecto y comprensión.

Respecto al resto de miembros de la Unidad de Homicidios, siguen siendo los mismos a los que ya conocimos en entregas anteriores, eso sí, nos vamos a encontrar con una nueva incorporación que habrá que esperar a las siguientes entregas para descubrir si continúa o no. Al igual que ocurre con Sebastian, se sigue profundizando en sus perfiles y cada vez los vamos conociendo mejor, descubriendo sus fortalezas y debilidades, algo que contribuye a aumentar el atractivo de la serie y que nos hace querer seguir devorando las siguientes entregas para saber qué va a ser de sus vidas. Son ellos los que dan continuidad a la serie, y es esta la principal razón por la que hay que leer las entregas en orden.

Muertos prescindibles me ha gustado aunque no he disfrutado tanto como con la anterior, Crímenes duplicados. Su planteamiento es diferente pues por la tipología del caso al que se enfrenta la Unidad de Homicidios el ritmo no es tan trepidante ni provoca tanta tensión durante su lectura, pero aún así es una gran novela en la que además se abordan temas muy actuales como el problema de la inmigración o el terrorismo, haciendo que su planteamiento se aleje un tanto de los que suelen ser más habituales en este tipo de libros. Y qué decir de su final… impactante, de esos que son completamente inesperados, que te dejan pensando que no puede ser y deseando que llegue cuanto antes la siguiente entrega para averiguar qué es lo que ha pasado.

Resumiendo, con una trama compleja y bien urdida, Muertos prescindibles se convierte en una lectura adictiva desde las primeras páginas, permitiéndonos seguir descubriendo a su carismático protagonista junto al resto de miembros de la Unidad de Homicidios. Al igual que las anteriores entregas de la serie Bergman, una novela sin duda muy recomendable.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Muertos prescindibles a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...